Enviar
Por ley esos centros de formación deberían estar fiscalizados
Tarifas en escuelas de aviación no son reguladas

• Precios por hora de vuelo llegan hasta los $560

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Para un costarricense, graduarse como piloto aéreo puede costar hasta $32 mil. En Panamá esa carrera no sobrepasa los $27 mil.
De primera entrada, la comparación podría parecer razonable, solo que en el vecino país del Sur no existe ninguna ley que ordene al Estado regular esa práctica, mientras que en Costa Rica sí.
En el país los órganos gubernamentales solamente regulan y supervisan lo relacionado con el área académica y las prácticas que realizan los aspirantes a piloto.
En cuanto a las tarifas que se cobran por las lecciones impartidas, o a las horas vuelo requeridas para obtener el título, eso queda a criterio de los propietarios de cada empresa.
“Aviación Civil nos inspecciona cuatro veces al año, en lo que tiene que ver con las aeronaves e instructores de vuelo; sobre lo académico también recibimos supervisión de ellos, pero en cuanto al costo de los cursos, todas las academias manejamos precios muy similares, pero eso lo definimos independientemente”, argumentó Manuel Vásquez, administrador de la escuela de aviación IACA.
Las academias de aviación son consideradas de interés público y por ende el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) debe aprobar las tarifas de los servicios aeronáuticos que se presten.
Entre esos servicios deberían incluirse los costos de los procesos de preparación académica de los pilotos así como el valor de las denominadas horas vuelo, requisito indispensable para obtener la licencia de aviador y que cada estudiante debe pagar a los proveedores del servicio.
“No se trata de fijar precios muy altos, pero tampoco exageradamente bajos; eso termina sacándolo a uno del mercado, o perjudicando a las otras escuelas, y en este negocio todos nos conocemos… somos amigos”, confirmó Adriana Hernández, administradora de AENSA.
Más aún, por tratarse de una actividad que de acuerdo con la ley debe estar regulada, el principio que se aplica es de cobrar al costo. Así se confirma en la legislación que regla las actividades comerciales en el país.
“En este caso deben ser los órganos expertos en la materia los que están llamados a explicar lo que se tome en cuenta para la regulación; por ejemplo el modelo de costos que aplican los prestatarios del servicio, para cobrar por él”, explicó Cynthia Zapata, directora de la Comisión de Defensa del Consumidor.
Aunque no se definen los cánones que influirán en la fijación de las tarifas, los funcionarios de Aviación Civil sí hacen verificaciones de cada aeronave, con regularidad estricta.
“En lo que tienen injerencia es en lo académico y lo técnico; lo tarifario es netamente comercial y eso lo manejamos nosotros”, verificó Javier Pacheco, gerente general de Aerotica.
A finales del año pasado la Defensoría de los Habitantes abrió una investigación sobre el tema, ante la denuncia de Randall García, quien actualmente cursa la carrera en una de las academias locales.
A la fecha el Cetac no ha aportado la documentación solicitada por la Defensoría, lo cual imposibilita a los expertos que atienden el tema llegar a una conclusión.
“Con la información que tenemos hasta el momento no podemos determinar si es que ha habido negligencia de parte de las instituciones llamadas a mediar en esto, o si hay una laguna en nuestra legislación”, expresó Pilar Cortés, abogada que lleva el caso en la Defensoría.
Contrario a lo externado por las otras tres firmas que proveen en Costa Rica estos servicios, la Escuela Costarricense de Aviación, S.A. (ECDEA), aseguró recibir directrices del Cetac para definir las tarifas.
“El Cetac es el que está llamado a definir las tarifas que deben cobrarse; ellos hacen un análisis de los estados financieros y los costos de nuestra empresa y aquí nosotros aplicamos a los clientes, lo que ellos definen”, afirmó Everardo Carmona, gerente general de la Escuela Costarricense de Aviación, S.A.
Para aclarar la diferencia en los criterios entre las academias de vuelo, se procuró la versión de los personeros del Cetac, pero en la entidad afirmaron que la única autorizada para hablar era Karla González, ministra de Obras Públicas y Transportes, quien se encuentra fuera del país.
El contraste en los precios que se cobran por las horas vuelo, entre las academias nacionales y las panameñas, es notable.
Mientras las cuatro empresas que operan en Costa Rica cobran entre $145 y $160 por hora de vuelo básico, las firmas canaleras manejan un costo que promedia los $85; si se habla de horas vuelo multimotor, los precios en San José arrancan en $560.

Ver comentarios