Mujeres rompen esquemas y se ganan puesto en APM Terminals
Irina Méndez y Lilita McKenzie, son dos de las mujeres que se atrevieron a romper esquemas. La empresa APM Terminals les dio la oportunidad de concursar y convertirse en operadoras de grúas gigantes. Foto Cortesía APM Terminals/La República
Enviar

Conducir un montacarga, movilizar un contenedor con equipo sofisticado u operar una de las grúas Súper Postpanamax para atender los grandes barcos que llegarán pronto al puerto de Moín, en Limón, son tareas en que las mujeres abren brecha de la mano de APM Terminals.

Un grupo de mujeres rompe paradigmas y se ganan su lugar entre sus pares masculinos dentro del grupo de operarios de la nueva terminal de contenedores.

No le están quitando empleo a nadie. Están aprovechando la gran oportunidad que ofrece la firma multinacional, la cual está brindando oportunidades para todas las personas que deseen progresar en la provincia.

De hecho, el aporte de las mujeres es muy importante para APM Terminals.

Unas 61 trabajadoras se desempeñan actualmente en la empresa en diferentes áreas, tanto en la administrativa como en la operativa del puerto, y se espera que 100 estén trabajando para cuando la terminal se encuentre en pleno funcionamiento.

“En APM Terminals contamos con una fuerte política de igualdad de género, y justamente uno de sus pilares es la atracción de talento femenino a puestos de empleo no tradicionales, como el caso de las operadoras de grúas que ya se integraron a nuestro equipo. Ofrecemos a todos nuestros colaboradores y postulantes las mismas oportunidades de empleo y de desarrollo, sin discriminaciones de ningún tipo”, comentó Lisbeth Thomas, gerente de Recursos Humanos de APM Terminals.

Estos esfuerzos fueron reconocidos por el Inamu, entidad que le otorgó a APM Terminals el Sello de Igualdad que reconoce las buenas prácticas laborales para promover la igualdad de género.

Uno de los objetivos es que las mujeres que trabajan en la terminal puedan continuar y terminar sus estudios con el fin de tener la oportunidad de escalar en la misma empresa. Incluso, algunas sueñan con enseñar lo aprendido a otros trabajadores de la compañía, no solo en Costa Rica, sino en otras partes del mundo.

“Es una extraordinaria posibilidad si se considera que es para el bien de mi familia, ya que soy madre soltera con dos hijos de 13 y ocho años. Ellos están muy orgullosos de que su mamá sea la operaria de una grúa tan grande”, dijo Lilita McKenzie, operadora de grúa Postpanamax de APM Terminals.

Está previsto que la primera fase de la terminal de contenedores de Moín, inicie operaciones a inicios de 2019, en donde se espera movilizar unos 700 mil contenedores.

La empresa contará con 600 empleados y durante el tiempo que dure la concesión pagará un canon cercano a los $1.000 millones, los cuales se destinarán a obras de inversión para la provincia.

Esto es fundamental si se considera que Limón es una de las provincias con mayor índice de desempleo.

Una zona libre de impuestos, una nueva terminal de cruceros, zonas francas, un aeropuerto y nuevos hoteles, son algunos de los proyectos que se podrían derivar, gracias al canon que pagará la empresa por operar en el país.

El gobierno ha creado un fideicomiso para administrar los recursos, mientras decide en cuáles áreas hará la inversión.



Una gran oportunidad

Unas 61 mujeres se desempeñan actualmente en la empresa en diferentes áreas, tanto en la administrativa como en la operativa del puerto.


Lilita McKenzie

Operadora grúa de Postpanamax

APM Terminals

Nunca imaginé que manejaría una máquina tan grande en mi vida; sin embargo, acá estoy, con este gran privilegio.

Antes era soldadora suplente en Japdeva; sin embargo, ocupaba un trabajo más estable y por ello, me capacité y concurse por una de las plazas vacantes en APM.

Es una extraordinaria posibilidad si se considera que es para el bien de mi familia, ya que soy madre soltera con dos hijos de 13 y ocho años. Ellos están muy orgullosos de que su mamá sea la operaria de una grúa tan grande.

Las mujeres podemos hacer lo que queramos, el cielo es el límite. No tenemos por qué estar encerradas en la casa.


Irina Méndez

Operadora grúa de patio

APM Terminals

El proceso de selección fue de seis meses y me atreví a participar porque la oferta no tenía ningún tipo de condiciones, ya que APM Terminals es una empresa que les da las mismas oportunidades a las mujeres.

Trabajar como operadora de grúa es todo un sueño para una limonense, sobre todo, porque antes fui chequeadora de contenedores y veía esas máquinas enormes haciendo su trabajo y uno no se imaginaba que tendría esa gran oportunidad.

Puedo decir que he tenido una vida bastante complicada, pero APM me ha ayudado a salir adelante y a sacar mis proyectos


Ver comentarios