Enviar
SALUD
Muévase y evite un infarto

Se estima que la actividad física disminuye la probabilidad de infarto hasta en un 40%

Las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte en el país, según datos de la Caja Costarricense de Seguro Social. Solo en 2010, fallecieron por tales padecimientos 5.422 personas, es decir un promedio diario de 15 personas.
Por ello constantemente se hacen llamados para que la población asuma un estilo de vida más saludable, que incluya una correcta alimentación, esta debe evitar productos con alto contenido de grasa, que puede producir una acumulación en las arterias, la cual desacelera el flujo de la sangre y las bloquea.
A esto se suma evitar otros factores de riesgo como el fumado.
Se estima que la actividad física disminuye la probabilidad de sufrir un infarto no fatal hasta en un 40% y muerte por causa cardiaca hasta en un 30%, según la Asociación Americana del Corazón.
“La actividad física regular ayuda a quemar el exceso de grasa en el cuerpo, mejora la circulación sanguínea, aumenta la concentración de oxígeno, fortalece el músculo cardiaco y los huesos”, según dio a conocer Liliana Cárdenas, cardióloga y catedrática de la Universidad Católica de Ecuador.
Lo mínimo recomendable es realizar actividad física de moderada intensidad (caminar a paso rápido, trotar, andar en bicicleta, bailar) durante 30 minutos por lo menos cinco veces a la semana.
Otro detalle importante que se debe tener en cuenta es que los síntomas de un infarto pueden ser diferentes entre hombres y mujeres.
“Las señales típicas en un hombre son dolor de pecho o sensación de opresión que suele expandirse al hombro y brazo izquierdo. Otras formas menos frecuentes son sensación de ardor o quemazón en el tórax, dolor en el cuello, mandíbula, brazo e inclusive en la boca del estómago. El dolor de origen coronario suele estar acompañado de falta de aire, náuseas, vómito, palidez y sudoración fría”, indicó.
En el caso de las mujeres generalmente sienten más malestar torácico o más falta de aire que dolor opresivo.

Melissa González
[email protected]






Ver comentarios