Mucho más que un “clic”
Enviar

Mucho más que un “clic”

Si desarrollamos principalmente un solo hemisferio de nuestro cerebro, sin darle la posibilidad de hacer lo mismo al otro, tarde o temprano este último se comienza a empobrecer.
En cambio, si propiciamos por medio de los procesos educativos, la posibilidad de que se incrementen ambos lados de nuestro cerebro, iremos aumentando todo nuestro potencial como seres humanos, de acuerdo con la psicóloga Carmen Carrasco.
En el caso de Luis Angel Alfaro Salvatierra, trabajó como oficinista en el Instituto Nacional de
Aprendizaje (INA), allá por la década de los años 80 para pagar sus estudios, materializar su sueño, su vocación: estudiar Artes plásticas en la Escuela de Bellas Artes de la UCR.
“Estamos acostumbrados a usar más las zonas técnicas del cerebro y no tanto la que tiene que ver con las artes” dice este artista que hoy se expresa por medio de la fotografía.
Sin embargo “los dos hemisferios del cerebro se hablan entre sí (hay una especie de puente), no son aislados y por eso en un proceso de aprendizaje se deben abrir las puertas a todas las formas de conocimiento”, desde las que graban datos técnicos o científicos, por ejemplo, hasta las que desarrollan lo táctico, lo visual, lo auditivo y todo acompañado de un significado emotivo, porque esto hace que los mensajes se graben mejor, según explica el médico especializado en neurología Alexander Parajeles Vindas.
El artista Luis Angel Alfaro, quién desde el pasado 7 de abril expone sus obras en la Sala de exposiciones del INA (contiguo a la biblioteca), quizás sin saberlo logró un desarrollo integral de su cerebro al trabajar como oficinista mientras estudiaba en Bellas Artes.
A el le gusta manipular la fotografía desde el momento mismo de la toma. “Considero válido intervenir, experimentar y descubrir durante todo el proceso de creación de la imagen”, dice.
Flores, hojas, cortezas, plantas han sido el tema que ha desarrollado desde hace varios años.
Durante el proceso creativo ha aprovechado las cualidades plásticas de todo esto, sin embargo, la búsqueda estética también lo ha llevado a modificarlas.
Ahora sus obras - gracias a la decisión del INA de permitir a sus estudiantes que se acerquen al arte, guiados, para poderlo sentir y disfrutar - entran en  un diálogo que seguramente estará cargado de emociones.
Es así como, entre otras formas, el INA procura que el proceso aprendizaje sea más integral y permita el desarrollo de todas las áreas del cerebro.
Ese diálogo que entre ellas se produce, puede significar que un técnico, especializado en alguna materia específica, tenga también la capacidad de imaginar e innovar a la hora de desempeñarse laboralmente.
La vida en general puede disfrutarse mucho más plenamente si hemos recibido una educación integral.
Las obras de Luis Angel estarán durante todo este mes expuestas en el INA y el ingreso a verlas es gratuito; puede hacerse de lunes a viernes en horario de oficinas.
Además de los estudiantes, los miembros de sus familias también pueden vivir ahí un encuentro con el arte que sin duda despertará emociones e impactará positivamente el lado derecho de sus cerebros.

Ricardo Sossa / Carmen Juncos
Editores jefes de Candilejas

Ver comentarios