Logo La República

Martes, 25 de febrero de 2020



NOTA DE TANO


Mucho temor de mostrar las caras nuevas

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 10 febrero, 2020

Ronald debe arriesgar mucho más en su puesto

La cobertura periodística del campeonato juvenil de Concacaf 1988 en Guatemala, con la sensacional final en Mazatenango, cuando Costa Rica derrotó a México y logró el título, amarró una amistad para toda la vida con el cuerpo técnico y los integrantes del plantel: Juan José Gámez, Manrique Quesada, Edgar Sandoval, Aníbal Giamattei y el núcleo de quienes bautizamos como los “Carasucias”.

Ronald González con 18 años fue el capitán de aquel equipo y ahora, “cincuentón”, es el director técnico de la Selección Nacional. Lo admiro y lo quiero como a un hijo y deseo fervientemente que triunfe al frente de la Tricolor. El nexo, desde luego, no exime el cuestionamiento ni la crítica a su trabajo.

Lea más: Selección Nacional: seis años sin avances

Sin embargo, en nuestras Notas de la semana pasada, cuando comentamos la presentación de la Selección en el juego que perdió 1-0 con Estados Unidos, enfocamos nuestras baterías al bajo nivel futbolístico de la mano de obra del equipo.

González ha cometido errores, el principal, el temor a desenchufar a los de siempre y darle oportunidad a las caras nuevas de la Tricolor.

Este juego en California resultaba ideal para que Costa Rica presentara a su seleccionado olímpico completo y descartara a figuras como Alvarado, Pipo, Tejeda, Guzmán, Segura, Venegas y Ureña, siete piezas de la nómina titular.

Este juego amistoso era intrascendente, no definía absolutamente nada y daba lo mismo perderlo 1-0, que 6-0, como cayó la selección femenina con las anfitrionas.

Lea más: Es hora de que la Selección golpee la mesa

Lo que sucede es que a nuestros entrenadores les da pavor experimentar con jóvenes y que los aplasten. Eso hace peligrar su puesto. En cambio, una derrota mínima, y por penal, permite que se alargue el letargo. Simplemente patear la bola para adelante.

En este caso específico de Ronald, el bajo rendimiento del seleccionado no es exclusividad suya. Él no juega.

Los que juegan en la crítica cintura de la Tricolor son los de siempre: Celso, Cruz, Ruiz, Guzmán, Campbell, Venegas, Aguilar, Marín, Flores y Leal, y son estos los que en muchísimos partidos muestran una incapacidad total para asociarse y construir jugadas ofensivas de tres o cuatro pases seguidos.

Ronald Matarrita no pisó una sola vez la zona defensiva del enemigo.

Ahora, si sumamos seis años de que el mediocampo ofensivo de la Selección Nacional no funciona, no camina y no sirve, ¿no será hora de parar a la Tricolor bajo otro sistema táctico? De esto comentaremos mañana.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


¡Cacería sobre Jicaral!

Sábado 22 febrero, 2020

Jonathan Moya comandará el ataque manudo ante Jicaral







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.