Enviar
Morgan Freeman recibirá premio por su carrera

El veterano actor Morgan Freeman recibirá en junio próximo en Los Angeles el premio del Instituto de Cine de Estados Unidos (AFI) en reconocimiento a su larga trayectoria profesional.
“Morgan Freeman es un tesoro para Estados Unidos”, indicó el presidente del consejo de AFI, Howard Stringer, en un comunicado.
El actor de 73 años recibirá el Premio a la Trayectoria Ejemplar que concede anualmente la institución, convirtiéndose así en el segundo actor negro en recibir este galardón, tras Sidney Poitier.
Stringer señaló que durante décadas dedicado al cine en las que ha interpretado desde el prisionero “The Shawshank Redemption” hasta el papel de Dios en “Bruce Almighty”, Freeman se ha ganado el respeto del público y de la profesión.
“Su legado cultural subrayado por esa inconfundible voz ha llegado a los corazones y mentes de los amantes del cine en todo el mundo”, aseguró.
Freeman, ganador de numerosos premios, como el Oscar por su papel en “Million Dollar Baby” en 2005, recibirá este reconocimiento en una gala que se celebrará en Los Angeles el 9 de junio del año próximo.
En sus más de 40 años dedicado al séptimo arte, tiene en su haber otros premios como el Globo de Oro como mejor actor en “Driving Miss Daisy” y ha tenido nominaciones al Oscar como mejor actor secundario en 1987 por “Street Smart” y en 1994 como mejor actor por “The Shawshank Redemption”.
En el año 2000 Freeman fue reconocido con el premio al mejor actor del Festival de Cine de Hollywood y en el año 2008 recibió la distinción del Kennedy Center en reconocimiento a su carrera.
En 2010 fue nominado al Oscar al Mejor Actor por “Invictus” de Clint Eastwood, en la que interpretó al ex presidente sudafricano Nelson Mandela gran amigo suyo y al que siempre quiso interpretar.
Freeman nació el 1° de junio de 1937 en Memphis, Tennessee (EE.UU.), en el seno de una familia numerosa con pocos recursos. Tras graduarse en el instituto a los 18 años ingresó en la Fuerza Aérea de Estados Unidos para ser piloto.
Allí permaneció unos años ejerciendo tareas de mecánica hasta que a finales de los 50, decidió marcharse a Los Angeles para probar suerte en el mundo de la actuación.
Se matriculó en el Pasadena Playhouse para tomar clases de interpretación, a la vez que aprendía a bailar y cantar.
A principios de los 60 se marchó a Nueva York donde pasó una época difícil por la falta de trabajo. Aceptó toda clase de papeles en teatros de barriada y de aficionados, hasta que en 1966 participó en la obra “Niggerlovers” e hizo una breve aparición en el filme “A man called Adam”. Su debut en Broadway llegó en 1968 con el musical “Hello Dolly”.
Tras esta experiencia siguieron otros musicales, obras dramáticas y actuaciones en el papel de Otelo en el New York Shakespeare Festival. La popularidad le llegó en la década de los 70, cuando combinó varios éxitos en el cine y el teatro.

Washington / EFE
Ver comentarios