Monarca del oleaje
Gilberto Brown celebra con sus seguidores la conquista del primer lugar en el torneo de surf. CORTESÍA R BRENES/LA REPÚBLICA
Enviar

Monarca del oleaje

Gilberto Brown dominó las impresionantes olas de Playa Hermosa

Pocas veces se ha visto en las playas de Costa Rica un oleaje tan fuerte como el que se vivió el día de ayer en la final del Campeonato Nacional de Surf, sin embargo para el limonense Gilbert Brown, pareciera no haber marejada que lo detenga, lo demostró en Playa Hermosa al obtener por cuarta vez la corona de campeón nacional.
Con sus 16 años de trayectoria, Brown tuvo que enfrentarse a olas de hasta siete metros de altura ante la presencia de cientos de aficionados que llegaron a disfrutar del mejor talento del país en Playa Hermosa, Jacó.
El caribeño logró imponerse a hombres de gran talla e importante recorrido, no obstante les fue imposible frenar al campeón.
“Esto es gracias a Dios y a todos los que creen en mí. Tuve que luchar contra los jóvenes Maykol Torres y Anthony Segura y eso demuestra que el surfing crece cada día más”, dijo Brown.
Incluso, la categoría de niños y niñas fue suspendida ya que las olas de gran tamaño no dejaban en paz ni siquiera al público, quienes en más de una ocasión salieron empapados de pies a cabeza por las distancias enormes que recorría la espuma en la costa.
Por su parte en la rama femenina la jacobeña, Lisbeth Vindas, se proclamó campeona del Circuito Nacional por undécima vez y se proclama como leyenda del surf nacional.
“Este título sabe igual que el primero. Tengo que dedicarlo a muchas personas que lo hicieron posible, porque hace poco tuve una cirugía y creí que no iba a conseguir llegar a la final”, expresó Vindas.

Walter Herrera V.
[email protected]
@La_Republica



Ver comentarios