Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



COLUMNISTAS


Modernizar la elección de diputados: 30 años después

Miguel Angel Rodríguez [email protected] | Lunes 18 febrero, 2019


Gracias a Abril Gordienko y a la agrupación ciudadana PODER CIUDADANO ¡YA!, está en trámite en la Asamblea Legislativa una reforma constitucional para modernizar la forma de elegir a diputadas y diputados y de operar la Asamblea Legislativa.

¡Enhorabuena! ¡Albricias! Ojala le haya finalmente llegado su hora a esta necesaria transformación.

En 1988 cuando no ejercía función pública alguna, gracias al apoyo de un grupo de diputados, se presentó mi proyecto de Ley de Democracia Participativa (www.rodriguez.cr De las Ideas a la Acción, pags. 201-207). Esa propuesta en mucho se basó en la obra La Representación Política, en la cual  don Manuel Ventura expuso en 1984 las fallas del sistema de elección que sigue vigente.

Al igual que el actual, ese proyecto planteó un doble voto para la elección de los y las diputadas, basado en el sistema que se originó en la República Alemana en la posguerra, y que entonces solo regía en ese país.

Un voto para una elección en una circunscripción territorial, a la que llamé “distrito congresional”. En la exposición de motivos indiqué: “El sistema actual para elegir los Diputados a la Asamblea Legislativa discrimina, por razones geográficas, a grandes sectores de la población y a grandes áreas geográficas que nunca están representadas en el Parlamento... Este sistema atenta contra nuestro régimen democrático en virtud de la selección preferencial por razones geográficas para zonas con alta densidad de población, que se ven al final beneficiadas unas con exceso de representación y otras perjudicadas por falta de representación proporcional”. Se corregía ese problema con este voto  por Distrito Congresional que asegura la representatividad. El o la diputada son electos por los vecinos de una circunscripción y los representan. Se elimina la discriminación. Todos los habitantes del país están en una zona con representación.

Otro voto por una lista nacional.

La lista nacional permite paliar la falta de proporcionalidad de un sistema que exclusivamente se base en distritos legislativos, y a la vez permite que en la composición de la Asamblea Legislativa se integren personas con vocación por los problemas nacionales. En 1988 señalé: “debe legislarse para que todos los partidos políticos puedan llevar a destacados hombres y mujeres al Parlamento mediante el sistema de lista nacional, evitándose así que el factor geográfico juegue un papel tan determinante en la formación de las papeletas. Estas listas nacionales contribuirían a elevar la capacidad de la Asamblea Legislativa y a rescatar su deteriorada reputación”

Mi propuesta -presentada en tiempos del bipartidismo- buscaba la proporcionalidad haciendo que se eligieran dos representantes en cada uno de los 20 Distritos Congresionales que se planteaban. El resultado de cada circunscripción y de la lista nacional de 27 diputados se determinaría independientemente. Esta lista daba oportunidad de representación a partidos minoritarios con un sub-cociente de 1,85%. Además, la elección directa de la lista nacional aseguraría la participación en las fracciones legislativas de diputadas o diputados con una visión global de los temas nacionales.

 El sistema que ahora se conoce en sus lecturas para admisión de la reforma constitucional, mejora este aspecto de proporcionalidad, y responde adecuadamente a la nueva realidad multipartidaria. La lista nacional de 84 legisladores que propone, determina -proporcionalmente a los votos recibidos- el número de curules que corresponde a cada partido político. Del número que le corresponde a cada partido según esta proporción, se deduce la cantidad que haya elegido por las papeletas locales que eligen un representante en cada una de las 40 circunscripciones propuestas.

Con este sistema, igual al alemán, el número de legisladores es variable. Si algún partido elige un número mayor de representantes en las circunscripciones a los que le corresponderían por la proporcionalidad en la votación de las listas nacionales, en esa cantidad aumentaría el tamaño de la Asamblea Legislativa.

Para que la integración del congreso represente adecuadamente los intereses del país será necesario que los partidos con mayor afiliación designen, en circunscripciones en que sean mayoritarios, candidatas o candidatos con vocación por los temas nacionales. De lo contrario su fracción legislativa podría estar integrada solo por personas que responden a intereses locales.

La propuesta de hace 30, como la de ahora, incluía la posibilidad de reelección inmediata de los integrantes de la Asamblea Legislativa en aras de la especialización de la carrera parlamentaria.

Es inmenso el aporte a la modernización de nuestra institucionalidad democrática de esta iniciativa. Abril Gordienko y la agrupación PODER CIUDADANO ¡YA! merecen una enorme gratitud de los costarricenses por su magnífica propuesta construida con enorme seriedad.





NOTAS ANTERIORES


¿Turismo en Limón?

Miércoles 20 marzo, 2019

Hace unos quince años el gobierno obtuvo una donación de $80 millones del Banco Mundial para fina...