Modelo de Bernanke funciona en crisis
Enviar
Modelo de Bernanke funciona en crisis

La concentración del presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, en el pleno empleo y la estabilidad de los precios queda legitimada conforme la expansión de los Estados Unidos cobra velocidad y sus pares europeos imitan su política.
Bernanke instrumentó el año pasado un nuevo estímulo a los efectos de crear empleo, con lo que debió enfrentar a quienes decían que sus medidas sin precedentes generarían inflación. Ahora que el crecimiento estadounidense se acelera y la zona del euro se encuentra al borde de una segunda recesión en tres años, el gobernador del Banco Inglaterra, Mervyn King, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dan muestras de estar dispuestos a impulsar sus economías en momentos en que la inflación excede sus objetivos.

“La Fed ha tenido éxito en lo que respecta a evitar una catástrofe” luego de la crisis del crédito, dijo Mark Gertler, un profesor de la Universidad de Nueva York que ha colaborado con Bernanke en trabajos de análisis. “En un primer momento, los bancos centrales surgieron para evitar los efectos debilitadores de las crisis financieras, de modo que considero que el doble mandato hace que la Fed cumpla con su tarea histórica”.
Se pronostica que los Estados Unidos crecerán a un ritmo de 2,3% en 2012, según la mediana de las estimaciones de 70 economistas que consultó Bloomberg News. Es casi ocho veces más rápido que la expansión de 0,3% que pronostica el BCE para la zona del euro.
La concentración de Bernanke en el crecimiento “ha contribuido a indicar a los mercados que si tenemos brotes temporarios de inflación la Fed no va a entrar en pánico ni intentará estabilizar el nivel de los precios en detrimento de la economía”, dijo Gertler.
Luego de completar compras de bonos de $600.000 millones en junio –lo que desencadenó la reacción política más fuerte en tres años-, Bernanke tomó medidas adicionales en agosto y septiembre a pesar de que el índice de precios de gastos en consumo personal, PCE por la sigla en inglés, aumentó 2,9% cada uno de esos meses, el ritmo más rápido en alrededor de tres años.
El Comité Federal de Mercado Abierto, FOMC por la sigla en inglés, entró en acción luego de que el desempleo empezara a aumentar en abril tras una declinación a 8,9 % en marzo, mientras que en noviembre de 2010 era de 9,8%.
En agosto, cuando el desempleo era de 9,1%, la Fed aseguró que mantendría las tasas de interés en un nivel cercano a cero hasta mediados de 2013.
En septiembre, las autoridades estadounidenses decidieron reemplazar $400.000 millones de deuda a corto plazo de su cartera con bonos del Tesoro a mayor plazo en un intento de reducir aun más los costos crediticios y de combatir el creciente riesgo de una recesión.
“El doble mandato hace que resulte más fácil justificar el estímulo adicional cuando la inflación general es relativamente alta”, dijo Dean Maki, economista jefe de los Estados Unidos de Barclays Capital en Nueva York. “Es fácil decir que el desempleo es muy alto y que nuestra tarea es hacerlo descender”.
Luego de las medidas de la Fed, el desempleo cayó a 8,5% en diciembre, el más bajo en casi tres años.
Algunos economistas que se mostraban escépticos respecto de las medidas de estímulo de Bernanke ahora admiten que parecen estar funcionando.
Steven Bell, economista jefe del fondo de cobertura GLC Ltd. en Londres, fue uno que planteó dudas sobre la eficacia de las políticas de Bernanke.

Bloomberg

Ver comentarios