Enviar
Sábado 22 Mayo, 2010

Minería no metálica, una práctica responsable

¿Se ha preguntado alguna vez sobre la proveniencia de los materiales con los cuales fue construida la casa donde habita, la oficina en que trabaja, las aceras que a diario permiten el paso de miles de personas o las más modernas carreteras inauguradas recientemente en el país?
A menudo la cotidianidad nos envuelve haciendo que perdamos de vista la importancia de las cosas que nos rodean y sobre todo de los avances que ha tenido la ciencia, y en general la humanidad, para obtener productos que nos resultan esenciales para la vida, y que además cuenten con un componente ambiental y social acorde con nuestros principios y valores.
Un alto porcentaje de estas construcciones son fabricadas a partir de materiales pétreos, arena, arcilla, piedra caliza para cemento y otros recursos provenientes de la tierra, es decir son productos minerales no metálicos.
La minería no metálica pretende, como fin primordial, solventar necesidades primarias de la sociedad, tales como vivienda, transporte, trabajo y en muchos casos hasta salud.
El proceso productivo se delimita básicamente, a la extracción y trituración de rocas sin el uso de productos químicos que impacten el ambiente.
Como operadores de canteras no metálicas, Holcim ha comprendido la importancia que tiene para el país el tema y por eso ha desarrollado un plan de trabajo que no solo cumple adecuadamente con todos los requisitos ambientales y de salud solicitados por el gobierno y las autoridades fiscalizadoras, sino que va más allá, efectuando estudios técnicos completos y detallados para el cumplimiento de estándares en temas como planificación de la explotación, seguridad en las operaciones, control de los impactos ambientales, manejo del impacto visual, protección de la biodiversidad y rehabilitación de las canteras posterior al uso.
Nuestra mentalidad de empresa socialmente responsable, nos ha llevado a apoyar y participar activamente en el desarrollo de las comunidades en donde estamos presentes. Hoy, decenas de personas laboran en forma directa en nuestras canteras con la tranquilidad que les da estar respaldadas por planes de seguridad con elevados estándares internacionales.
De esta forma, en Costa Rica la operación de minas no metálicas va más allá de simplemente satisfacer las necesidades primarias de la población, pues se trata de un ejercicio que se encuentra altamente avalado y fiscalizado por organismos como la SETENA, la Dirección de Geología y Minas, el Tribunal Ambiental y por los mismos procesos internos de empresas serias y respetuosas como Holcim, que hacen de la actividad una práctica responsable y sostenible en el largo plazo.

Jorge Vásquez Aguilar
Ingeniero mecánico