Enviar
Equipo de LA REPUBLICA verificó movimiento de suelos, en cercanías a nacientes de agua
Mina Bellavista mueve material sin renovar permiso
Municipalidad de Montes de Oro confirmó que no ha pedido autorización
A pesar de que no cuenta con nueva autorización para operar, la maquinaria de la empresa Metales Procesados MRW, dueña de mina Bellavista, está en marcha.
Así lo constató un equipo de LA REPUBLICA el pasado jueves, en una visita a la propiedad concedida al consorcio minero B2Gold Corp, 1,5 kilómetros al este del centro de Miramar, Puntarenas.
Al menos dos vagonetas, un cargador y una retroexcavadora se dedican en forma constante al movimiento de tierras, desde las cercanías de las nacientes de agua y hacia caminos internos de la mina.
Tanto la Dirección de Geología y Minas como la Secretaría Técnica Nacional Ambiental confirmaron que aún no se renuevan las autorizaciones ambientales ni de extracción minera.
Asimismo, el alcalde de Montes de Oro, Alvaro Jiménez, corroboró que ese ayuntamiento no ha extendido ningún permiso para uso de suelo a Metales Procesados; razón por la cual no debería haber movimiento de tierras.
“Esta Municipalidad no ha autorizado trabajo alguno en la mina Bellavista y como hemos dicho, bajo el esquema anterior no vamos a permitir que vuelva a operar”, externó Jiménez.
En octubre de 2007, una serie de derrumbes y deslaves de terreno en la propiedad que explotaba la multinacional minera, propiciaron el cierre de la operación, con la consecuente suspensión de la concesión que gozaba.
A partir de ese momento, y hasta que se dé término al proceso de valoración que lleva a cabo el Tribunal Ambiental Administrativo, con la asesoría de profesionales de la Universidad de Costa Rica, la firma no puede operar.
“Lo que ocurrió hace cuatro años fue anticipado por expertos internacionales que visitaron el país en su momento. Ahora quieren transportar los materiales que han sido tratados con cianuro a casi 8 kilómetros de la mina, y para eso planean instalar una tubería que pasará por al menos tres cauces principales y sobre tres quebradas”, señaló Sonia Torres, vecina de Miramar.
Al gestionar una respuesta por parte de Metales Procesados, se nos prohibió el ingreso a la mina, y nos indicó que ninguno de los encargados podría ofrecerla.
Minutos después, se recibió la llamada de quien aseguró ser asesor de la firma, a fin de coordinar una entrevista posterior.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios