Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Millonarios constituyen la nueva burbuja de China

Bloomberg | Martes 17 junio, 2014

La burbuja de millonarios es peligrosa, porque eleva las posibilidades de inestabilidad social. La brecha entre ricos y pobres es más alta que en cualquier otro lugar. BLOOMBERG/LA REPUBLICA


Millonarios constituyen la nueva burbuja de China

Es gracioso: todos pensaban que China se volvería vieja antes que rica. Parece estar ocurriendo lo contrario.
Una nueva investigación de Boston Consulting Group demuestra que el título que tenía asegurado Estados Unidos de contar con el mayor número de millonarios podría estar en peligro después de un aumento de la riqueza de los chinos. El Reino del Medio superó a Japón y Europa en el sondeo más reciente, ostentando 2,4 millones de millonarios. Todavía está lejos de los 7,1 millones de los Estados Unidos, por supuesto. Pero la falta de transparencia en China y las vastas redes que existen para diluir riqueza en cuentas bancarias en el exterior permiten apostar con certeza a que la cifra del BCG es extremadamente conservadora.
Debería ser una buena noticia para el Partido Comunista que trata de transformar a una China “pobre” en un país próspero, ¿cierto? A decir verdad, esta burbuja de millonarios es peligrosa por dos razones. Una, eleva las posibilidades de inestabilidad social. Dos, en la medida que aumentan las filas de los beneficiarios del status quo, menor es el impulso para reestructurar la economía.
El primer riesgo ya resulta lo suficientemente claro. Aunque unos pocos millones estén nadando en yuanes (varios millones, muy probablemente), la mayoría de los 1.300 millones de habitantes de China no. De hecho, la brecha entre ricos y pobres es más alta que en cualquier otro lugar. Tomemos el coeficiente de Gini correspondiente a China, una medición de la desigualdad en la cual 0 representa la igualdad perfecta, en tanto 1 indica que la riqueza está en manos de una persona. Naciones Unidas advierte que un puntaje superior a 0,4 puede causar inestabilidad social. El de China fue 0,55 en 2010, en comparación con 0,3 en 1980. 
Crear una oligarquía no estaba en los planes de Deng Xiaoping cuando inició la apertura económica de China en 1979. Sin embargo, una combinación de aumentos enormes del producto interno bruto y un sistema político opaco impulsaron la cultura de magnates ladrones. Esta realidad está saliendo a la luz en un momento incómodo. Por mucho que se esfuerce, el ejército de censores de Internet de Xi Jinping no puede aplacar la ira que enciende los espacios de chateo, las plataformas de microblog y los sistemas de mensajería de texto. En marzo, los censores se esforzaron por minimizar la indignación que generaron los informes de que el ex jefe de seguridad Zhou Yongkang había amasado aparentemente alrededor de $14.500 millones en ganancias mal habidas. Pekín tampoco pudo controlar el relato de Bo Xilai un año antes. Las autoridades quisieron que la masa se enfureciera en contra de la deslealtad del jefe del Partido Comunista de Chongqing hacia la memoria de Mao Zedong. Pero de lo único que hablaban los chinos era de cómo un funcionario público con un salario modesto podía darse la gran vida y mandar a su hijo a Harvard.

Bloomberg