Enviar
Water Kingdom abriría sus puertas en Bagaces a finales de 2011
Millonaria inversión en megaproyecto acuático
Desarrollo de $10 millones contempla una piscina con olas para surfear

Jorge Jiménez, un empresario costarricense de 27 años, y Jorge Tomás, de origen español, desarrollan la infraestructura de entretenimiento acuática más grande que se haya soñado en el país.
Ambos han dedicado su vida al sector inmobiliario en sus respectivos países e incursionan en proyectos turísticos con Water Kingdom, en Bagaces, Guanacaste.
Se trata de un parque familiar de diversión acuática que estaría finalizado, si la estación lluviosa lo permite, en diciembre de 2011.
Su inmensidad es tal, que tendrá capacidad para que 10 mil personas disfruten diariamente de más de siete piscinas diseñadas para diversos usos.
La Waikiki es la que podría llamar más la atención de los nacionales. Es una alberca diseñada para surfear con capacidad para generar olas de hasta 1,20 metros de altura. En ella podrán practicar este deporte más de 500 personas al mismo tiempo.
Los toboganes destacarán también entre las atracciones del parque. Habrá cuatro de cuerpo —es decir, que no necesitan ningún medio para deslizarse— y dos toboganes con balsa de diversas formas, tamaños y velocidades.
Además habrá cabida para los amantes del spinning, ya que los desarrolladores planean colocar al menos 50 bicicletas especialmente fabricadas para este uso.
Otro indicador de su grandeza es la inversión de $10 millones, así como la extensión del terreno donde será construido el proyecto: 220 mil metros cuadrados.
El proceso de construcción se inició la última semana de enero con los movimientos de tierras. Actualmente, un grupo de topógrafos realiza estudios de precisión y solución de estabilidad de los suelos para continuar la construcción en los meses venideros.
En cuanto a los beneficios que traerá el parque a la comunidad de Bagaces, destaca la apertura de nuevas fuentes de empleo, estimados en al menos 300 de manera directa, solo en la construcción.
Las obras les fueron encomendadas a diversos contratistas; el más importante es DBIO Desarrollos Climáticos de Costa Rica, liderado por Luis Chaverri, codueño de esta empresa y director técnico de Water Kingdom.
A su vez, para la operación del complejo acuático se estima que se requerirán unas 150 personas entre vigilantes, médicos, taquilleros, encargados de mantenimiento, cocineros y jardineros.
Para su funcionamiento las piscinas requieren 14 mil metros cúbicos de agua, es decir aproximadamente lo que se requiere para llenar un poco más de cinco piscinas olímpicas.
Cada piscina tendrá un sistema para limpiar el agua de manera que solo será necesario rellenar un 10% mensualmente. Esta es la cantidad que se pierde mediante evaporación, salpicaduras y la que conservan las personas en su traje de baño una vez fuera de la alberca.
Para las personas interesadas en ser socias del parque, actualmente hay membresías a la venta, de uso y disfrute de las instalaciones por cinco años. Si se adquieren en preventa, tienen un costo de $600.
“Para seguridad de los compradores, el monto será depositado en un fideicomiso, administrado por un banco del Estado, liberando fondos hasta que el parque sea construido, en un periodo establecido. En caso contrario, se le reembolsará el dinero al cliente más los intereses generados en el tiempo que estuvo en el fideicomiso”, explicó Jorge Jiménez, socio costarricense de Water Kingdom.
El parque contará con amplias áreas verdes e implementará elementos propios de la región como árboles y flores. Además se planea construir una zona donde será posible observar los volcanes Rincón de la Vieja y Miravalles.

Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios