Foto 1
Enviar

Miedos de ayer realidades de hoy

Wall Street vivió hoy una jornada de desinflamación por prescripción médica: los analistas recetaron ayer prudencia y desaceleración a los inversores y las cotizaciones se despertaron y se acostaron más bajas, diciendo adiós a las plusmarcas cosechadas en el último mes.

Los miedos de ayer se convirtieron en las realidades de hoy. Dow Jones se despedía de sus celebrados 16.000 puntos y, con un descenso del
0,59 %, volvía al territorio de los 15.000, en concreto 15.914,62. El selectivo S&P 500 hizo lo propio con sus 1.800 unidades, que hoy eran
1.795,15 después de "adelgazar" un 0,32%.

Solo Nasdaq desoía las recomendaciones de reposo, y aunque bajaba un 0,20 %, seguía por encima de los 4.000 (cerró con 4.037,20 unidades) y uno de sus componentes, la manzana mordida de Apple hacía un gran esfuerzo y subía como la espuma hasta alcanzar su mejor marca en casi un año.

El parqué neoyorquino proseguía así intentando demostrar a la Reserva Federal que todavía los mercados, pese a los récords, no son tan sólidos como para que se planteen privar a la economía estadounidense de los 85.000 millones de dólares que cada mes reciben del estado y que son, a día de hoy, el gran motor del optimismo bursátil.

Como argumento a favor de esta inestabilidad, dos noticias contrapuestas protagonizaban hoy la actualidad económica. Por un lado, los fabricantes de automóviles terminarán el 2013 con sus mejores resultados en años. Por otro, Detroit, cuna de la industria automotriz, recibió luz verde  y podrá ampararse en la ley de bancarrota, lo que supone la mayor quiebra municipal registrada en la historia del país.

En el Dow Jones, de las treinta empresas que lo componen, solo seis escapaban de los números rojos. Entre ellas destacó la petrolera Exxon Mobilm, que rozó el punto porcentual de subida en el día en el que el petróleo subió 2,22 dólares el precio del barril.

Las grandes afectadas de la jornada fueron la química DuPont y la farmacéutica Pfizer, que perdieron alrededor de un 2 % cada una.

Contradiciendo la tendencia general y superando sus propias marcas, Apple vivió un día de gloria y subió un 2,74 %, lo que supuso su mejor cierre desde el 4 de diciembre de 2012.

La manzana subió por una buena estrategia empresarial, ya que el gigante tecnológico se abre un nuevo campo de negocio y entra en las redes sociales a través de la adquisición de Topsy.

Amazon, en cambio, padeció lo contrario. Su idea de hacer entregas de pedidos mediante los "drones" no ha caído en gracia y la empresa de compras por internet terminó con una devaluación del 1,95.

Mañana será otro día interesante.

Juan Manuel Tirado Molina

Ver comentarios