Natalia Díaz

Natalia Díaz

Enviar
Jueves 18 Enero, 2018

Mi compromiso con la libertad

He crecido al abrigo de los principios liberales del Partido Movimiento Libertario. Esos principios han sido desarrollados a través de propuestas concretas que hemos difundido a lo largo del tiempo, pero que debieran ir permeando en el quehacer político de nuestro país en claras acciones.

El país requiere una mayor libertad económica, la simplificación de trámites, el rompimiento de monopolios, la racionalización del gasto público, la promoción de la competencia y los emprendimientos, el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas para que el costarricense pueda surgir y vivir mejor. Son propuestas en las que, como liberal, siempre he creído y defendido y seguiré defendiendo; las que han motivado mi quehacer político electoral y que como diputada he planteado y promovido en toda ocasión.



Hay momentos para proyectar ideales y para desarrollar partidos. Ahí he dado mi aporte como dirigente y como diputada.

Con la sensatez y prudencia para entender el momento político que vive el país, he analizado, desde un punto de vista integral, las diferentes opciones del espectro electoral actual. Este análisis me ha llevado a tomar la decisión de apoyar a Antonio Álvarez Desanti. Estoy convencida de que en su eventual gobierno, se atenderán, con sumo interés, aquellos temas que, como liberal, son determinantes para el bienestar y el progreso de los costarricenses.

Así, pensando en los intereses de la patria, en la posibilidad de que nuestras ideas puedan tener un real espacio de aplicación en el próximo cuatrienio y sintiendo que el país está ante una corriente electoral de justa indignación popular y ya no cuenta con mucho tiempo para impulsar las transformaciones que urgen, es que he tomado esa decisión.

No se trata más que de una respuesta específica que deriva de un compromiso de avance rápido con nuestras principales tesis, ya señaladas. Para ello, el país requiere del próximo primer mandatario, un liderazgo especial, de clara inteligencia para interpretar las circunstancias internas y externas en que nos desenvolvemos y una gran capacidad negociadora. Además, de un dirigente político con el compromiso de impulsar un proceso de diálogo y unión nacional que nos permita tomar decisiones respaldadas por diferentes fuerzas políticas, sociales y económicas. Debemos dar señales claras para generar las condiciones necesarias que estimulen la inversión privada.

Estas son propuestas concretas imprescindibles para el desarrollo nacional, la generación de empleo y riqueza y la reducción de la informalidad para inyectar más recursos a la Seguridad Social y a Hacienda, a efectos de cumplir con las necesidades de los que menos tienen.

Estoy comprometida a luchar por estas ideas a la par de aquellos que comprenden el valor que tienen para construir el futuro que necesitamos, con la consciencia de su urgencia y dispuestos a abrir espacios por el bien de Costa Rica. El país está primero y es hora de trabajar juntos.