Mesa servida para Araya
Enviar

Insuficiente crecimiento de opositores valida su liderazgo

Mesa servida para Araya

A su favor, juegan el financiamiento y organización

Resumen
Sin preocupación, Johnny Araya llegará liderando la intención de votos para la elección de febrero, por virtud propia.
Es el primero en conseguir el dinero para hacer publicidad, financiar la logística y atender otras responsabilidades.


Este logro es consecuencia de liderar las encuestas por más de un año, desde que surgió su nombre como aspirante a la presidencia.


201310132112260.n1.jpg
Financiamiento, estructura e intención de voto dan ventaja al equipo de Johnny Araya, candidato de Liberación Nacional, que suma virtudes a su favor para vencer en las elecciones de febrero próximo. Fotomontaje Jean Carlo Castro/ La República
Es viable asegurar que Johnny Araya, candidato de Liberación Nacional, tendría la mesa servida para ganar las elecciones de febrero “sin despeinarse”.
Llegará sin enfrentar necesidades, además de contar con la tranquilidad del líder que aventaja en rendimiento a sus rivales.
El equipo de trabajo del exalcalde entiende su situación, por lo que dosifica la intensidad de los trabajos, para reservar fuerzas para el sprint final.
Muestra de ello es que la inversión en publicidad la está reservando para noviembre, dejando que sean los demás quienes arriesguen desde ya con anuncios.
Si llegara a ser exigido, puede responder con fuerza.
Tiene a su favor unos ¢6.300 millones, dinero que obtuvo la semana pasada, a través de un fideicomiso adquirido con Banco Lafise.
Este apoyo lo logra gracias a que tiene más de un año de liderar las intenciones de voto.
En este momento, lidera las encuestas con más de un 40% de intención de voto entre las personas que escogieron candidato, según la última encuesta de CID Gallup.
Gracias a eso, es que los banqueros lo ven como una opción sujeto de crédito confiable.
Además, Liberación Nacional es el único partido con bienes a su favor, para dar en garantía por préstamos.
En lo que a sus rivales se refiere, inician la campaña con debilidades.
La renuncia de Rodolfo Hernández, candidato de la Unidad Social Cristiana, sacó de la arena a quien mayor simpatía despertaba entre los opositores.
Hasta este fin de semana, la Unidad definió al relevo de Rodolfo Hernández.
Con tan poco tiempo, será complicado construir una figura que logre el crecimiento que Hernández proyectaba.
El PUSC es el segundo partido mejor organizado en estructura —después del PLN—, con representación en municipalidades y comités tanto cantonales como distritales.
Esta logística permitiría al partido tener un representante en cada mesa electoral, y defender los votos.
Son también estas personas las responsables de sacar a los simpatizantes, para que hagan efectivo su apoyo al partido en la urna.
En el caso de Acción Ciudadana y Movimiento Libertario, han crecido pero sin igualar la cobertura de la Unidad, menos la de Liberación.
En cuanto a estructura, estas dos agrupaciones son más débiles que el PLN. En campañas anteriores ni siquiera lograron completar todos los puestos en las mesas electorales.
El resultado en las encuestas tampoco les ayuda para pedir créditos.
Al tener una intención de voto que ronda el 10%, no pueden pedir la misma cantidad de dinero debido a que ese número, supone que recibirán pocos recursos de la deuda política.
Aunque en la política las cosas pueden cambiar —como demostró Hernández la semana anterior—, son muchos los argumentos a favor de Araya, que hacen suponer que la mesa sigue servida a su favor.

201310132112260.n11.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR


Ver comentarios