Merkel: "Los refugiados no pueden escoger un país" 
Enviar

Merkel: "Los refugiados no pueden escoger un país" 


La canciller alemana, Angela Merkel, recordó hoy que los refugiados tienen derecho de asilo, pero no derecho a escoger un país determinado como destino final para huir de sus países.
"Lo que no tenemos en la Unión Europea (UE) es derecho a elegir en qué país nos gustaría estar", indicó Merkel tras un encuentro con Werner Faymann, su par austriaco, en la Cancillería de Berlín, sobre la gran afluencia de refugiados que atraviesan Europa hasta llegar a Alemania.
Merkel recordó que Europa se enfrenta al mayor desafío en décadas y rechazó las críticas por su política de puertas abiertas a los refugiados hasta este fin de semana, cuando decidió reestablecer de nuevo los controles fronterizos de forma temporal para limitar el flujo incesante de refugiados al país.
La mandataria alemana explicó que la medida, que rige de momento en la frontera con Austria, se debe a "motivos de seguridad". "Los dos creemos que fue lo correcto", dijo. "El reestablecimiento de los controles servirá para poder registrar mejor a los refugiados".
"Nos encontramos ante una situación nada fácil", reconoció. Sin embargo, hasta ahora siempre se ha encontrado una solución, declaró con cierto optimismo a pesar de la grave crisis de los refugiados que ha vuelto a dejar patente la falta de unión en la UE. "Siempre digo una y otra vez: podemos lograrlo y lo lograremos".
Faymann, por su parte, alertó de "una catástrofe humanitaria" en el caso de que Europa no solucione la cuestión de los refugiados de manera conjunta. "No podemos esperar hasta que las personas se abran paso y entonces impedirlo. Esto desencadenaría una catástrofe humanitaria", afirmó el canciller austriaco.
En su opinión, esta crisis tiene el potencial de dañar la UE como proyecto. "Nadie debe perder su vida en su búsqueda de protección", aseguró. No obstante, "tres países no pueden solos hacer frente a la cuestión de la humanidad y al derecho de asilo".
François Hollande, el presidente francés, prometió la semana pasada recibir a 1.000 refugiados a corto plazo procedentes de Alemania.
No obstante, los autobuses fletados por el gobierno galo regresaban con plazas vacías de Alemania ante la reticencia de los refugiados de dejar la mayor economía de Europa, según el diario francés "Le Monde".

DPA

Ver comentarios