Enviar
Mejora calidad de crédito corporativo

La agencia de calificación de riesgos Moody’s indica que las tendencias de mejoría en la calidad crediticia corporativa de América Latina seguirán en 2011, aunque de forma más lenta.
En su informe la agencia señala que de manera general espera condiciones económicas benignas para toda la región en 2011, lo que generará un entorno favorable para el sector empresarial.
“El entorno general continúa soportando mejorías adicionales, aunque más modestas. La región tiene por delante una serie de retos que podrían afectar negativamente el desempeño de las compañías dependiendo del sector y posición competitiva de cada una de ellas”, señala el autor del informe, Filippe Goossens.
Estas presiones negativas, agrega el experto, incluyen los grandes flujos de inversiones que se reciben y que probablemente continúen ocasionando la apreciación de monedas locales y provoquen una mayor presión de márgenes para las empresas exportadoras, especialmente en los sectores de la celulosa y el papel y de la minería.
Goossens añade que la firma no espera que la presión tenga un impacto considerable en las métricas crediticias debido a que estas compañías son altamente competitivas y son productores de bajo costo.
También señala que puede que las presiones de inflación provoquen políticas más estrictas, especialmente en Brasil.
El experto explica también que el potencial de una desaceleración económica en China es otra de las preocupaciones, como también lo es la crisis de deuda en los países emergentes de la Unión Europea.
Moody’s también espera que las empresas de América Latina continúen teniendo acceso a los mercados de deuda globales para financiar importantes proyectos de capital de infraestructura, sustentar su crecimiento económico en general, y alargar su perfil de deuda.
“Es probable que nuevos emisores realicen transacciones en los mercados internacionales por primera vez, soportados por la continuidad de la fuerte demanda de crédito de los inversionistas internacionales y el apetito por una mayor exposición a mercados de rápido crecimiento”, agrega el documento.
Asimismo, la agencia de calificación de riesgos especifica que al analizar algunas industrias individuales, espera que los mayores precios conduzcan a un nuevo ciclo de inversión en el sector del gas y del petróleo, donde las compañías petroleras posiblemente accedan al mercado internacional para satisfacer parte de sus requerimientos de fondeo.
También espera esa agencia que las inversiones en los sectores de celulosa y minería sigan siendo elevadas ante la continuidad de la fuerte demanda de China.
En el sector telecomunicaciones, la mayor competencia en parte provocada por las demandas regulatorias y los elevados gastos de capital, podrían requerir que algunos de los participantes ajusten sus dividendos para proteger sus flujos de efectivo y métricas crediticias.
Moody’s agrega que “la tercera revisión de tarifas en Brasil provocará una mayor presión de márgenes para los distribuidores de energía pero es poco probable que ocasione importantes presiones de calificaciones”.
Señala, además, que “es probable que la actividad de carreteras de peaje permanezca robusta conforme salgan a licitación nuevas concesiones”.
En cuanto al sector brasileño de las proteínas, Moody’s espera que las compañías se enfoquen en integrar sus recientes adquisiciones y mejorar sus flujos de efectivo, que históricamente ha sido negativos para este sector.
En ese documento, los expertos de Moody’s incluyen también información sobre cambios en los estándares contables, avances de gobierno corporativo y tendencias de las calificaciones soberanas en las que varios países experimentarán acciones de calificación positivas.

EFE

Ver comentarios