Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



MAGAZINE


“Me identifico mucho con los ticos”

Carolina Barrantes [email protected] | Jueves 03 julio, 2014



MÚSICA

“Me identifico mucho con los ticos”

Carlos Vives conversó con Magazine sobre su carrera y el concierto que dará en el país

El cantante y compositor colombiano Carlos Vives cantó ante miles de personas en el Estadio Nacional ella año pasado, durante la clausura de los X Juegos Centroamericanos.Internet/La República

Un ave fénix que vuelve a volar con energía luego de levantarse de sus cenizas: así bien puede ser descrito el cantante colombiano Carlos Vives, quien retomó su senda para compartir su vallenato con nuevos bríos.
El intérprete de “Tierra del olvido” cantará en el país la próxima semana y conversó con Magazine sobre lo que ha sido su regreso al mercado musical, luego de una ausencia de ocho años, que le hizo replantearse su carrera.

Viene a un reencuentro con los ticos que bien parece una fiesta entre amigos, ¿qué trae preparado?
Eso pasa siempre, desde la primera vez que fuimos se arma la fiesta. El año pasado estuve en el cierre de los Juegos (Centroamericanos), fue muy emocionante volver a verlos, porque además yo venía de una época muy difícil, había estado sin trabajo varios años y todo de repente empezó a cambiar y una señal fue esa invitación de volver a Costa Rica.
Me marcó mucho ese regreso, entonces es una oportunidad muy especial regresar.
Quiero cantar temas de los últimos discos “Corazón profundo” y “+ corazón profundo”, pero no podría dejar de cantar esas canciones que históricamente han tenido mucho apoyo como “La gota fría”, “Fruta fresca”, “El amor de mi tierra”, “Tierra del olvido”. No es fácil (elegir el repertorio).

¿Qué es lo que ha hecho esa conexión Vives- Costa Rica?
Ustedes tienen un país muy carismático, siento una sensación muy especial cuando llego a San José; yo soy una persona muy tranquila y siento que ustedes también son muy tranquilos y eso me gusta mucho.
Es un país muy natural y me identifico mucho con los ticos. Yo soy feliz de tener tantos seguidores, es mi patrimonio, no quiero que se acabe nunca, quiero alimentarlos, que crezca, tener la oportunidad de reencontrarnos.
Mi única oportunidad para tener la posibilidad de volver y verlos son los conciertos, entonces voy a dejarlo todo, voy a entregarlo todo.
Lo que más me ha gustado de regresar es encontrar una nueva generación que me está descubriendo ahora y eso me llena de esperanza y me da la sensación de que voy a tener mucho trabajo.

Treinta años de trayectoria no cualquier artista lo logra, ¿cuál ha sido su clave para llegar tan lejos?
Es una pregunta muy difícil; pienso que he sido un artista como todos los demás. He tratado de estar siempre cerca del público, ser sincero, mostrar mis raíces, una Colombia diferente, por eso puede que la gente se ha conectado conmigo y ha sido, como ustedes dicen, “pura vida”.
Sinceramente nunca soñé que podía ser un artista internacional y que iba a pasar 12 o 15 años viajando, compartiendo mi música. Me quedé sin trabajo porque se acabaron los contratos y al final volví a Bogotá donde tengo un teatro con mi hermano y ahí trabajé, produje artistas, escribí canciones.
Pensé que muchas cosas habían terminado para mí, hasta que Sony (Music) me buscó para hacer otros discos y todo cambió. Por eso cuando se me dio otra vez la oportunidad y volví a Costa Rica el año pasado, sentí una enorme felicidad; ese día forma parte de mi comienzo, de mi renacer. Fue como volver a nacer, comenzar mi carrera.

Muchas personas destacan también que usted le dio una mayor proyección internacional al vallenato...
Me emociona mucho eso. Los seguidores fueron los que me dieron la oportunidad de exportar la música de mi país y abrir el camino para muchos de mis compañeros, porque formo parte de un movimiento en Colombia.
Cuando empecé a viajar tuve la oportunidad de hablar de la música de origen, de mi país, y me siento muy orgulloso que me vean como un pionero, porque es algo que he hecho con orgullo.

El receso que tuvo que hacer de casi ocho años, ¿le hizo replantearse su carrera?
Sí, porque toqué puertas que no se abrieron, y llegué a pensar que muchas cosas habían cambiado: la industria (musical), en mi vida.
La compañía con la que yo había trabajado, EMI, fue absorbida por otra más grande, y llegué, pregunté que si querían trabajar conmigo y no obtuve una respuesta positiva.
Entonces volví a trabajar en lo que ya había construido en Bogotá, el teatro y la nueva generación de artistas que buscaban apoyo vieron en mí una oportunidad por mi éxito. Varios de esos artistas ya están viajando, proyectándose, y eso me da felicidad.
Hoy las cosas están mejor para todos y volver a Costa Rica es seguir reconstruyendo mi carrera.

En una entrevista leí que usted dijo: “No voy a cantar toda la vida”, ¿cómo se imagina entonces a futuro?

Yo quiero trabajar en la música toda mi vida, no sé si de pronto cantando siempre, pero sí quiero producir artistas, compartir lo que he aprendido.
Yo tengo algo innato y es que no me guardo lo que aprendo, no cobro por lo que aprendo. Estos años que he estado en mi teatro que se llama “Cumbia house”, he trabajado con niños, siempre me he imaginado trabajando así. Lo que pasa es que como nunca pensé en ser un artista internacional, no me veo estando solo, así como Julio Iglesias; necesito estar con otras personas, produciendo discos para nuevos artistas o consolidados.
Amo este trabajo, estar con la gente.

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR