Enviar
Mazembe sorprende
El equipo africano elimino al Internacional brasileño de la final del Mundial de Clubes

El Mazembe congoleño se convirtió ayer en el primer finalista africano de la historia del Mundial de Clubes de la FIFA, al tumbar en Abu Dabi 2-0 al Internacional brasileño, monarca de la Copa Libertadores.
Los goles de Kabangu (min. 53) y Kaluyituka (min. 85) dieron continuidad a la hazaña del bicampeón de Africa, que en los cuartos de final ya había dejado en el camino, contra todo pronóstico, al Pachuca mexicano, representante de la Concacaf.
Los africanos doblegaron a los brasileños gracias a su orden defensivo, a su rapidez en los contragolpes y a una brillante actuación del guardameta Muteba Kidiaba, que desbarató todos los ataques del mejor equipo de Suramérica de esta temporada.
El Internacional, que se presentaba como favorito, controló el juego desde el pitido inicial, y buscó el ataque principalmente desde las bandas, con centros al área y con triangulaciones.
Pero la superioridad técnica de la medular del equipo brasileño no fue suficiente para superar al conjunto congoleño, bien plantado y que supo leer el partido.
La estrategia del Mazembe pasaba por ejercer una presión insistente en la zona ancha y encomendarse a la velocidad de sus hombres al contragolpe, lo que propició varios sustos a la portería de Renan ya en el arranque del encuentro.
Pero fue el guardameta africano, Muteba Kidiaba, el que tuvo que emplearse a fondo, sobre todo en los primeros minutos, primero para atajar una jugada de tiralíneas culminada por Rafael Sobis y después para sacarse de encima varios peligrosos remates a centros que caían como morteros desde las bandas.
Conforme avanzaba el reloj, los brasileños fueron aflojando el ritmo y calibraron sus acometidas cada vez con más paciencia y menos mordiente, y fue así como el Mazembe abrió el marcador en el minuto 53. En un remate colocado con mucha categoría Mulota Kabangu, que recibió una asistencia de cabeza en medio del área grande, ante la laxitud y la perplejidad de la zaga brasileña, estableció el 1-0.
El gol esfumó la mesura y la contención del Internacional, que se convirtió en un manojo de nervios y se arrojó contra la portería congoleña con más ansias que orden, dejando espacios que aprovecho el cuadro africano para en el min. 85 sentenciar el juego.
Kaluyituka con un tiro raso estableció el 2-0, definitivo.
Ahora el Mazembe se medirá en la final al ganador del juego de hoy entre el Inter y el Seongnam surcoreano.

Madrid/EFE
Ver comentarios