Más derechos para mujeres: ¿Efecto bumerán?
Enviar
Temor porque empleadores preferirían a hombres
Más derechos para mujeres: ¿Efecto bumerán?
Hombres siguen ganando más dinero
Un refuerzo a las garantías a favor de las mujeres es discutida entre grupos sociales y congresistas.
Destaca en la propuesta la declaratoria del Día Internacional de la Mujer como un feriado obligatorio, y la eventual prohibición de solicitar pruebas de embarazo a las candidatas a un puesto.
También está el planteamiento de extender el periodo de lactancia de tres meses a un año, siempre y cuando medie un certificado médico que avale la necesidad.
Todo esto es impulsado por la Comisión de la Mujer, que tiene lugar en la Asamblea. Detrás de ella están también una serie de organizaciones feministas.
Hay varios sectores dentro del empresariado, que consideran que los cambios que pretenden los legisladores serían positivos, siempre y cuando no haya abusos.
“Aumentar el periodo de lactancia, no afecta en nada la competitividad de las mujeres. Lo que realmente afecta la competitividad de las mujeres en el mercado laboral, son los abusos que se dan en cuanto a incapacidades, licencias y permisos de lactancia”, indica José Salas, asesor en materia laboral de la Cámara de Industrias.
Sin embargo, aunque el interés es mejorar las condiciones para ellas, imponerlas mediante una ley podría desincentivar la contratación de las mujeres en los puestos laborales.
“No se puede legislar sin contemplar la consecuencias reales para las empresas, por lo que se debe tener cuidado al legislar”, expresa Mónica Araya, reconocida empresaria nacional.
Actualmente, Costa Rica brinda una de las licencias por maternidad más extensas en Latinoamérica.
Sobre estos temas se trató de obtener la versión del Inamu y del Ministerio de Trabajo, pero no atendieron las consultas de LA REPUBLICA a tiempo para el cierre de edición.
Entre los desequilibrios actuales del mercado laboral, está el hecho de que la mujer recibe en promedio un 17% menos de salario que el hombre, sin importar que tenga la misma experiencia o curriculum para el puesto.
Como ingreso promedio al mes, el varón devenga ¢370 mil, mientras que la mujer ¢314 mil, de acuerdo con el INEC.
A nivel de jefatura la brecha promedio es ¢709 mil, a ¢620 mil, respectivamente.
La mujer no solo sufre discriminación a la hora de recibir un salario, sino que también le cuesta más acceder a los mejores puestos de trabajo.
Para julio de 2010, 48 mil hombres ocupaban un cargo de directivo en alguna institución pública o privada, mientras que las damas apenas 20 mil.

Esteban Arrieta
earrieta@larepublica.net

 

Ver comentarios