Enviar

Más cerca del Sol

201403302316580.col1.jpg
En tiempos en los que el precio del petróleo tiende al alza, las necesidades energéticas crecen, las lluvias no llenan nuestros embalses y el costo de la electricidad aumenta exponencialmente en toda la región, poniendo en riesgo nuestra competitividad, comienzan a ser más atractivos los recursos que siempre estuvieron frente a nosotros, como es el caso de la energía solar.
Centroamérica cuenta con un amplio potencial para producir energía solar a gran escala; contamos con condiciones de radiación privilegiadas que favorecen el desarrollo de proyectos que podrían complementar ampliamente nuestra matriz energética regional. Existen iniciativas interesantes en cuanto a producción de energía solar a gran escala, como es el caso de Costa Rica, con el Proyecto Miravalles de 1MW, Panamá con 2,4MW dentro del Parque Nacional Sarigua, El Salvador, por medio de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa con 14,2 MW, que entrará en operación en 2015 y Guatemala, con 55 MW de energía solar que deberán entrar en operación en 2015. Todo esto sin tomar en cuenta los proyectos y licitaciones que están actualmente en desarrollo.
El mercado de energía solar comienza a tomar forma, pero afrontamos aún ciertas barreras financieras y comerciales que deben analizarse para aprovechar al máximo este recurso. Si bien es cierto, todos los países de la región son diferentes en cuanto a su apertura en el área de energía, existe el reto común de promover un clima de inversión apto para el desarrollo de energías renovables. Tal y como lo menciona Worldwatch Institute, junto con el CLACDS, en su reporte “La Ruta hacia el Futuro para la Energía Renovable en Centroamérica”, para generar proyectos bancables, es necesario cerrar la brecha existente entre el conocimiento que tiene el sector bancario para identificar como se generará valor en un proyecto de energía solar y el conocimiento de los desarrolladores sobre su bancabilidad. Por otro lado, es importante que los gobiernos generen los incentivos apropiados y fijen pliegos tarifarios, para proyectos de gran escala y de generación distribuida, que generen rendimientos atractivos para los diferentes actores, compensando así la baja calificación de riesgo que tienen algunos países de la región y el escepticismo que muestran los inversionistas a este tipo de inversión en la región.


Juan Rodríguez Benavides
Desarrollador Negocios Juwi Energías Renovables Centroamérica & Caribe
[email protected]

Ver comentarios