Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Alarmas por posible poca diversificación y mala valoración de carteras de fondos de pensiones

Más dinero de su pensión podría financiar el déficit fiscal

Las operadoras podrían llegar al límite del 80% al día siguiente de quedar en firme la resolución

Fabio Parreaguirre [email protected] | Lunes 29 octubre, 2018

Pensiones con problemas
Imagen con fines ilustrativos


Más porción del dinero de su pensión podría ser destinado a adquirir títulos de Hacienda, en este momento en que el riesgo es alto debido al déficit fiscal.

Hace diez días, el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) modificó el reglamento de Gestión de Activos en donde se elevó la porción máxima a los fondos de lo que pueden invertir en títulos públicos (Hacienda, Banco Central, ICE, Recope, INS, entre otros).

Una vez se dé la publicación en La Gaceta —posiblemente esta semana— el tope pasaría del 50% actual al 80%, así las operadoras del Régimen Obligatorio de Pensiones Complementarias (OPC) podrían comprar en especial más títulos de Hacienda.

Lea más: Falta de transparencia golpearía su inversión

También se reduce a la mitad el límite para invertir en el exterior.

Con esto, solo el gobierno podría recibir hasta ¢1,5 billones más provenientes del ahorro en los fondos de pensiones de todos los trabajadores.

La decisión es contraria al esfuerzo que había realizado años atrás el sector para reducir la concentración en estas operaciones, incluso llevar por debajo del 50% las concentraciones en Banco Central o Hacienda.

De esa forma se pretendía reducir el riesgo que genera estar concentrado en inversiones en el país y del gobierno en particular, por la problemática fiscal.

El mercado está seco, incluso ya el lunes pasado la subasta quedó desierta, los inversionistas ya están a la espera de que Hacienda empiece a subir sus tasas, no están dispuestos a invertir si no hay una compensación en el riesgo que hoy genera el país como emisor.

En la actualidad los fondos de pensiones tienen cerca del 50% de su portafolio en títulos del gobierno, y ante la necesidad de recursos por el déficit fiscal, la presión para que las tasas de interés suban, haría que se pierda valor en las inversiones.

Limitar la diversificación es riesgoso

Con este cambio en el reglamento pareciera que están forzando a los fondos de pensiones a comprar títulos de Hacienda y el Banco Central, en especial por la problemática fiscal.

Aun cuando no es obligatorio que lo hagan, es claro que Hacienda tendrá que subir sus tasas de interés lo que hará más atractivo invertir en bonos de Costa Rica, y con el permiso hecho, podrían empezar a concentrar más las inversiones en títulos soberanos.

Otro problema es que también se restringir la posibilidad de lograr mayores diversificaciones en el futuro pues se reduce a la mitad el límite para invertir en el exterior.

El reglamento también definió que el 25% de los recursos, como máximo podrá ser invertido en valores de emisores extranjeros. Hasta el momento, la norma de Supen establece un tope del 50%.

Con estos cambios se reduce el incentivo para diversificar las carteras de los fondos, lo que es un problema, porque las estrategias de los comités de inversión estarán ahora condicionadas.

Las OPC son las que decidirán si desean incrementar su exposición a bonos más riesgosos, como los de Costa Rica.

Lea más: Tres soluciones para la crisis en pensiones

Por otro lado, parece que es el reglamento del CONASSIF el que define la administración de las carteras, no así los comités.

Están propiciando que “pongamos más huevos en la misma canasta”, exactamente lo contrario del principio de diversificación que prevalece en una adecuada administración de carteras.

“El problema del reglamento es que limita las posibilidades de diversificación, mediante la definición arbitraria de categorías de inversión que no tienen un sustento técnico”, dijo Édgar Robles, exsuperintendente de pensiones.

Esto obliga a las OPC a salirse de posiciones, por imposición reglamentaria y no por una administración de riesgos, en el peor momento del mercado bursátil de los últimos años en nuestro país, lo cual llevará a pérdidas que deberán pagar los futuros pensionados, indicó Robles.

Dinero es para financiar déficit y puede ser pronto

Con la problemática fiscal y sin divisar una solución en el corto plazo, prácticamente todos los recursos serían para Hacienda.

El principio rector de la administración y la asesoría de inversión de fondos de terceros es actuar siempre en el mejor interés de los inversionistas.

No está claro cómo reducir la diversificación de la cartera ayuda a los intereses de los clientes de los fondos de pensiones.

Existe conflicto de interés debido a que Ministra de Hacienda es miembro del Conassif, junto al presidente del Banco Central, algunos analistas sugieren que la medida es más de carácter político y menos de carácter técnico.

Esto porque el mercado actual está completamente estrujado por el gobierno y es el único que tiene la facilidad de subir sus tasas de interés quedando sin competencia por los recursos.

Las OPC podrían llegar al límite del 80% al día siguiente de que se publique el Reglamento, si así lo deciden.

El transitorio de unos seis meses que existe para que las OPC ajusten sus portafolios a los nuevos límites no sería complicado, pero sí riesgoso, ya que venderían sus posiciones que hoy tienen en el sector privado y deberán comprar títulos de corto plazo —seguramente— del gobierno o del Banco Central.

El reglamento aprobado es contrario a una práctica de administración de riesgos y supervisión basada en riesgos, dice Robles.

Las regulaciones modernas en materia de pensiones han ido abandonando la definición de límites arbitrarios de inversión, que restringen el potencial de la rentabilidad ajustada por riesgo que pueden lograr las OPC, y la han ido sustituyendo por principios basados en normas de inversor prudente.

El reglamento favorece las inversiones en el sector público y en el corto plazo, esto puede llevar a las OPC a gestionar carteras subóptimas, dijo el exsuperintendente

Otro peligro, no hacer valoraciones de mercado

Siguen las discusiones sobre si es necesario hacer valoraciones de precios de mercado, lo que parece peligroso e inconveniente en carteras mancomunadas de cuenta individual como sucede en las OPC.

La valoración a precios de mercado, además de ser un principio establecido en la Ley de Protección al Trabajador (creó las OPC), también está dentro de las normas y buenas prácticas de la OCDE, así como en las Normas Internacionales de Información Financiera.

En carteras mancomunadas de cuentas individuales, la valoración a precios de mercado evita que existan redistribuciones de riqueza en contra de individuos que no pueden salirse del fondo de pensiones.

Además, la valoración a precios de mercado es el principal requisito para poder realizar una administración de riesgos de las carteras de inversión.

Eliminar la valoración a precios de mercado sería un retroceso de más de 15 años en materia de regulación financiera, indicó Robles.

Si el problema es la imperfección del método de valoración, existen formas y técnicas para solventar estas deficiencias, sin tener que abandonar las buenas prácticas internacionales, indicó el exsuperintendente.


Inversionistas actuales en Hacienda

Los operadoras de pensiones complementarias tienen la mitad de sus portafolios en títulos de Hacienda

Total invertido OPC's

Elaboración propia


Lo ven con cuidado

Las operadoras de pensiones deben tener cuidado de no concentrar sus carteras en bonos de alto riesgo, como lo son los costarricenses, indican varios expertos.

Édgar Robles

Exsuperintendente

Pensiones

El problema es incrementar la exposición en riesgo

El problema no es tanto el incremento en los límites en bonos del sector público, pues al final son las OPC las que deben decidir si desean incrementar su exposición a bonos más riesgosos, como los del Gobierno de Costa Rica.

El problema del reglamento es que limita las posibilidades de diversificación, mediante la definición arbitraria de categorías de inversión que no tienen un sustento técnico.

Esto obliga a las OPC a salirse de posiciones, por imposición reglamentaria y no por una administración de riesgos, en el peor momento del mercado bursátil de los últimos años en nuestro país, lo cual llevará a pérdidas que deberán pagar los futuros pensionados. Además, se limita la posibilidad de lograr mayores diversificaciones en el futuro pues se reduce a la mitad el límite para invertir en el exterior. 

Gerardo Corrales

Economista

Independiente

Le harían un favor al gobierno

No se ve bien, especialmente por el momento, se ve como si se estuviera ayudando al gobierno en contra de los intereses de los afiliados.

Creo que se le hace un favor al gobierno para facilitarle captación de las operadoras.

Las operadoras podrían llegar a ese límite del 80% en cualquier momento, es cuestión de que así lo decidan.

Cambiar la metodología de valoración de las carteras sería totalmente inconveniente en este momento y sería ocultar pérdidas de valor de los fondos.

José Manuel Arias

Economista, experto en pensiones

Universidad de Costa Rica

No conviene concentrar inversiones en pensiones

El aumento en el límite resulta comprensible para reforzar las finanzas del Estado, pero las Operadoras de Pensión deben seguir siendo muy responsables en el manejo de los riesgos de los fondos que administran.

De ninguna manera conviene a los fondos concentrar porcentajes tan altos en un solo emisor, menos cuando tiene tantas complicaciones para lograr un presupuesto balanceado. Ya el 50% actual es alto.

Tomará un tiempo para que lleguen al 80%. Las Operadoras deben analizar las implicaciones de aumentar sus inversiones en Hacienda, luego tiene que reunirse el Comité de Riesgos y resolver lo pertinente. Hasta después lo verá el Comité de Inversiones, dentro de la política de inversiones que tienen vigente.

Roxana Morales

Economista

Universidad Nacional

No creo que lleguen al límite del 80%

En la coyuntura actual es positivo el incremento, por parte del Conassif, en el límite establecido para que las operadoras de pensiones inviertan en bonos del sector público, ya que el gobierno requiere liquidez y le está costando obtenerla.

Sin embargo, ahora lo que estaría en duda es si las operadoras están dispuestas a asumir un mayor riesgo al concentrar sus recursos.

Creo que hay margen para ello, pero no que lleguen al 80% establecido ahora como límite.

Incluso, a lo interno de las operadoras existen políticas de gestión de riesgo que limitarían la adquisición de más títulos del Estado. 



Minientrevista Álvaro Ramos, superintendente de pensiones

En el futuro los fondos deberán comunicar la estrategia de inversión

¿A qué se debe el cambio en el reglamento para que las operadoras puedan invertir más en bonos públicos? 

En primer lugar, los cambios en límites no fueron aislados sino parte de un cambio integral del reglamento de inversiones, ahora denominado Reglamento de Gestión de Activos, el cual se combina con el Reglamento de Gobierno Corporativo y el Reglamento de Riesgos, para completar la transición desde la supervisión basada en cumplimiento a la supervisión basada en riesgos.

Por ejemplo, se establecen de manera mucho más clara las responsabilidades de la Junta Directiva, Comité de Inversiones, la Gerencia, los órganos de control y la gestión operativa de las inversiones.

Además, se introduce el folleto informativo para los afiliados, similar a un prospecto de inversión. Actualmente los fondos únicamente se ven obligados a comunicar rendimientos, en el futuro comunicarán la estrategia de inversión y el razonamiento que la fundamenta. Esto empodera a los afiliados a los fondos.

Entonces, ¿Cuáles son los cambios más importantes?

El límite sufrió dos cambios: en el reglamento viejo, el sector público local se descomponía en Gobierno Central y BCCR con un límite de hasta 55% y el resto del sector público con un límite de hasta 35%. Sumados eran 90%. Aún con la reducción prevista hacia el 2020, siempre el límite global de sector público iba a ser 85%. Esto se bajó a 80%, pero se convirtió en un solo límite porque eso es la buena práctica internacional.

Hay que recordar que los límites son límites superiores.

 La responsabilidad es del gestor de definir cuánto va a invertir y por qué. La Supen será muy vigilante que las decisiones cumplan con una debida diligencia. Caso contrario, los nuevos reglamentos contemplan la posibilidad de incrementar el capital mínimo de funcionamiento que las Operadoras aportan al Fondo.

¿Y con respecto a la valoración de los portafolios?

La NIIF 9 es la norma internacional. Actualmente tenemos una brecha reglamentaria con dicha norma y ya OCDE se la ha cuestionado.

NIIF 9 sí contempla valoración de mercado (es uno de los componentes del valor razonable) pero en el marco del “modelo de negocio”. También contempla la posibilidad de valorar a costo amortizado pero con muchas restricciones. Con mucho gusto te puedo explicar la lógica, aunque requiere de por lo menos media hora, aunque probablemente hay expertos en contabilidad y normas NIIF que lo tienen aún más claro.

Siempre me he opuesto a migrar a valoración de costo amortizado sin restricciones, pero la NIIF 9 atiende prácticamente todas mis dudas sobre el uso del costo amortizado.


NOTAS RELACIONADAS