Enviar
Martinelli descarta crisis política
Panamá vive ruptura de coalición y despidos de ministros


El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, descartó ayer que la ruptura de la alianza de Gobierno que generó al destituir al canciller Juan Carlos Varela, abra una crisis en su gabinete y acusó a la prensa de "magnificar" el tema.
"La supuesta crisis la magnifican algunos medios. Primero viene el país, la alianza es con el pueblo", afirmó el gobernante panameño a través de su cuenta en la red social Twitter sobre las consecuencias de la ruptura de la coalición entre su partido, Cambio Democrático, y el Panameñista, que lidera Varela.
"Me he dado cuenta en estos días que es cierto que la política es el arte de hacer falsos amigos y verdaderos enemigos", agregó el gobernante en un tono más enigmático en la red social, que se ha convertido en su medio favorito para hacer anuncios de importancia.
Tal es así que el martes utilizó en primera instancia la red Twitter para anunciar que le pedía la renuncia al canciller Varela, quien aguardó finalmente a su destitución oficial y que, no obstante, se mantiene en su cargo de vicepresidente.
Los analistas locales no creen que la ruptura de la coalición que llevó a Martinelli al poder en 2009 vaya a abrir una crisis de gobernabilidad, aunque ya han surgido avisos sobre el peligro que esta ruptura tenga para la estabilidad y la pujanza económica del país.
El gobernante argumentó escuetamente que Varela había descuidado sus obligaciones por ser simultáneamente vicepresidente, canciller, líder de su partido y aspirante a presidente.
Aunque Martinelli dijo en un principio que esa decisión no suponía una ruptura de la alianza de gobierno y que había pedido a los demás panameñistas de su gabinete que se mantuvieran en sus puestos, que ellos habían "aceptado", la destitución de Varela desencadenó a la postre la espantada de todos ellos.
Tras la confirmación de la salida de Varela de la Cancillería anunciaron su renuncia en solidaridad con él los ministros de Economía, Alberto Vallarino, y de Vivienda, Carlos Duboy.
Les siguieron los viceministros de Exteriores, Álvaro Alemán; de Trabajo, Luis Hincapié; de Gobierno, Luis Ernesto Carles; de Salud, Julio Santamaría; de Turismo, Fernando de León; de Desarrollo Social, Susy de Varela, y de Obras Públicas, Iván de Ycaza.
El gobernante ya nombró a Roberto Henríquez, hasta ahora ministro de Comercio, como nuevo canciller, y al viceministro de Comercio, Roberto Quijano, como nuevo titular de esa cartera.
Ayer se anunció el nombramiento de Francisco Álvarez de Soto, una persona del equipo de Henríquez en el Ministerio de Comercio, en el cargo de vicecanciller, y la designación del hasta ahora viceministro de Comercio Exterior, José Domingo Arias, al frente del Ministerio de Vivienda.
Álvarez de Soto se venía encargando de las negociaciones de acuerdos comerciales.
El puesto que aún no tiene ocupante claro es el de Economía y Finanzas, ya que medios locales informaron de que Vallarino iba a entregar su cargo a quien en estos 26 meses ha sido su segundo, Frank de Lima, pero no se ha confirmado si su nombramiento es interino o definitivo.

Panamá
EFE

Ver comentarios