Enviar
Proyecto arrancará un mes antes de lo previsto
Marina Papagayo arranca el lunes

• Inversión en primera etapa fue de $15 millones


Danny Canales
[email protected]

El lunes empezará a operar la segunda marina del país.
Consiste en la Marina Papagayo, un proyecto desarrollado en Playa Sombrero de Bahía Culebra, en Guanacaste.
La estructura, en cuya primera etapa se invirtieron $15 millones, tendrá capacidad para el atraque de 180 embarcaciones en agua y 200 más en tierra.
El tamaño de los barcos que podrán estar en Papagayo irá de los 12 a los 87 metros.
Los clientes del atracadero en Playa Sombrero contarán además con servicio de Migración, combustible, Internet de alta velocidad, electricidad, telefonía, reparaciones menores de buques y evacuación de aguas servidas.
Se estima que el nuevo atractivo turístico abrirá al menos 470 fuentes de empleo.
La apertura del proyecto se adelantó un mes, al lograr con antelación el permiso por parte de la Comisión Interinstitucional de Marinas y Atracaderos Turísticos (Cimat).
Hasta ahora solo opera la Marina Los Sueños, ubicada en Herradura de Puntarenas, la cual funciona desde 2001.
El nuevo atracadero ocupa una concesión de 44 hectáreas; el inicio de la construcción se dio en enero de 2007.
Marina Papagayo es una de las firmas concesionarias del Polo Turístico Papagayo, plan mediante el cual el Estado dio a la empresa privada el desarrollo turístico de la costa guanacasteca.
La segunda etapa de la obra incluirá 200 puestos de embarque y otras edificaciones necesarias para satisfacer las expectativas de los clientes, dijo Roberto Kopper, director del proyecto.
La construcción del atracadero en Guanacaste es la punta de lanza del boom que registra el Pacífico en el desarrollo de obras de ese tipo.
Actualmente están en construcción dos nuevos proyectos y por lo menos tres más realizan las gestiones para iniciar obras, informaron en Cimat.
Los proyectos que le siguen a Papagayo son Pez Vela, en Quepos, y Bahía Escondida, que se desarrolla en Golfito.
El primero de los proyectos tendrá una inversión de $16 millones y ofrecerá al menos 300 nuevos puestos de atraque a buques de hasta 61 metros.
Además abrirá unos 1.000 empleos directos y un tanto similar de indirectos.
Bahía Escondida, por su parte, es impulsada por el grupo Hacienda El Dorado. Consiste en un atracadero que ofrece además servicio de mantenimiento de yates, piscina, casinos, bares, laguna artificial, museo, restaurantes, tiendas comerciales y un condominio.
El auge de la construcción de marinas obedece al desarrollo inmobiliario, al buen nombre que tiene el país en materia de turismo y al incremento de la pesca deportiva, comentó Kopper.

Ver comentarios