¡Maestro Bubba!
Enviar
¡Maestro Bubba!
Venció en desempate al sudafricano Oosthuizen

Sus lágrimas en los ojos describían lo que significó para el estadounidense Bubba Watson ese momento.
El nuevo campeón del Masters de Augusta era él y nadie más que él.
Sin embargo, el camino para llegar a ese segundo hoyo de desempate estuvo marcado por momentos inolvidables, como es normal en este torneo, que no volvió a defraudar.
Día a día, ronda a ronda, hoyo a hoyo, Augusta National dio al público el espectáculo que siempre quiere disfrutar y Watson fue uno de los jugadores más queridos por los aficionados, quien desde ahora quedará en su historia.
Watson luchó en cada instante ante el sudafricano Louis Oosthuizen, quien muy temprano se vio en lo alto del tablero.
Como punto positivo para el campeón siempre pudo verlo a los ojos y saber qué hacía.
Ambos salieron en el penúltimo grupo del día, solo por delante del líder al comenzar la ronda final, el sueco Peter Hanson, que iba acompañado de Phil Mickelson, otro de los favoritos.
Los nervios le pusieron muy temprano un alto al sueco, con dos bogeys muy rápidos (hoyo uno y tres) y así observaba como los números de la tabla cambiaban rápidamente, una muestra de lo que sucedió a lo largo del torneo.
Por su parte, Mickelson ponía cuesta arriba sus aspiraciones a su cuarta chaqueta verde con un desastroso juego en el hoyo tres, donde hizo triple bogey.
La suerte parecía decantarse del lado de Oosthuizen, que con un albatros (dos golpes en el par cinco), cuando desde el fairway tiró a green y su bola rodó y rodó hasta descansar en el agüero, lo pusieron al frente.
Por ahí se encontró con un bogey en el cuarto hoyo. Bubba, siempre desde atrás, hizo un bogey en el uno y lo recuperó rápidamente en la siguiente bandera.
Por ahí llegó la presión de Matt Kuchar y Lee Westwood, que entre errores se fueron cerrando las puertas.
Para los últimos nueve hoyos, Oosthuizen no apresuraba mucho, aunque en el diez se encontró con otro golpe que le restaba a su tarjeta y eso lo ayudaría a responder con lo mejor de su juego fuerte con el put con sendos birdies en el 13 y 15.

Eso hizo despertar a Bubba. Luego de pecar en el 12 respondió al firmar cuatro birdies consecutivos entre el 13 y 16.
Westwood y Kuchar esperaban en la casa club con -8 que los nervios hicieran equivocarse a los punteros, mientras otros venían atrás en la persecución.
Llegaron al 18 y nada cambió entre ellos, los que esperaban perdieron sus posibilidades. Ahora era Bubba y Oosthuizen los que debían esperar lo que hicieran Phil y Hanson en las dos últimas banderas que les quedaban.
Sin embargo, los dos últimos golfistas en salir también quedaron con -8 y era el momento del desempate.
Tee del hoyo 18. Primera prueba. No tuvieron mayores problemas, ambos estuvieron a punto de rozar el birdie pero la bolita se negó a caer.
Turno del hoyo diez. Esta vez el tiro de salida de ambos no fue el mejor y quedaron entre los árboles. Louis fue el primero en jugar y no llegó a green, sin embargo Bubba sacó uno de esos tiros magistrales, dignos de un título, para dejarla en green y puesta para birdie.
Terminó el campeón del Abierto Británico el año pasado con bogey, y Bubba firmó el par para celebrar entre lágrimas con su caddie.
Augusta tiene un nuevo campeón, se llama Bubba Watson, uno de los mejores pegadores —más distancia alcanza sus tiros— de la PGA.

Dinia Vargas
[email protected]


Ver comentarios