Macy’s enfrenta competencia de Amazon
Macy’s está aprovechando las pocas ventajas que tienen los comerciantes minoristas tradicionales respecto de las tiendas exclusivamente online. Shutterstock/La República
Enviar

Macy’s enfrenta competencia de Amazon

 En tanto el gigante online Amazon.com Inc. avanza en los $300 mil millones que mueve el mercado de la indumentaria estadounidense, Macy’s Inc. se concentra en el probador.
Hasta Macy’s reconoce que no hay mucho que pueda hacer por evitar que los clientes compren la ropa básica –como camisetas, pantalones vaqueros para hombre y calzoncillos- online.


De todas maneras, la cadena de tiendas de departamentos se aferra a la idea de que muchos consumidores querrán probarse otros tipos de indumentaria, como bikinis, corpiños y artículos de alta moda, antes de hacer una compra.
De modo que la empresa está utilizando aparatos de alta tecnología como tabletas para modernizar los probadores, aprovechando las pocas ventajas que tienen los comerciantes minoristas tradicionales respecto de las tiendas exclusivamente online.
“Es la única arma que tienen contra Amazon”, dijo Bridget Weishaar, analista en MorningsTar Investment Services. “Cuando se trata de comprar determinadas cosas, queremos probarlas y ver cómo nos sientan”.
Amazon, que ha atraído a los compradores ofreciendo una entrega rápida y precios bajos, está perturbando el sector de la indumentaria. Sus ventas de ropa y accesorios crecerán más del triple hasta $52 mil millones para 2020 y alcanzarán un 14% del mercado, según estimaciones de Cowen Co.
Mientras tanto, en dos años Amazon reemplazará a Macy’s como comerciante de indumentaria No. 1 en los Estados Unidos, dijo Cowen. Pero Amazon no cuenta con un espacio donde los clientes puedan ver qué apariencia tienen con los productos de última moda.
Como parte de su iniciativa, Macy’s modernizó recientemente sus probadores en el departamento de ropa deportiva y trajes de baño para mujeres en su tienda de Manhattan Beach, California.
Macy’s está utilizando la tecnología –teléfonos inteligentes y tabletas provistas por la empresas- para que a sus clientas les resulte más fácil probar artículos sin tener que abandonar el probador o buscar a una vendedora para que las asista.
La empresa no ha dicho si extenderá la experiencia de prueba a otros locales. Aun así, un ensayo exitoso podría repetirse en la red de 885 tiendas. Las compradoras echan un vistazo a los trajes de baño y los pantalones para yoga exhibidos en maniquíes.
Cuando un estilo les parece interesante, utilizan una aplicación de Macy’s en sus teléfonos inteligentes o las tabletas para seleccionar sus talles. Los artículos se entregan en un probador a través de una rampa.
Una vez en el probador, las clientas pueden pedir más talles y otros artículos utilizando la aplicación. El resultado es que las compradoras pasan más tiempo explorando y menos tiempo desvistiéndose, volviéndose a vestir y caminando entre los percheros, lo cual incrementa la probabilidad de que encuentren algo para compra.
La opción más cercana de los minoristas exclusivamente online es entregar muchos artículos en el hogar de un cliente sabiendo que casi todos serán devueltos –con un costo considerable para el minorista o para el cliente.
El combate enfrenta el amplio inventario de ropa de Amazon –Cowen estima 19 millones de artículos en comparación con 85 mil de Macy’s- a la abundante cantidad de tiendas de la cadena minorista.
La ropa, los accesorios y los cosméticos representan 84% de los ingresos de $28.100 millones en las tiendas de departamentos de Macy’s, lo cual convierte a éstos en un área crítica para defender en tanto la empresa lucha contra un crecimiento flojo en las ventas cerrando tiendas.

Bloomberg



 


Ver comentarios