Enviar
Jueves 22 Mayo, 2014

Nos debemos a nuestras niñas, niños y adolescentes, así como al respeto, reivindicación, garantía y auditoría de los derechos de las personas menores de edad


Los sueños de niñas, niños y adolescentes

Para la sociedad en general y para el gobierno en particular los 365 días del año deberían trabajarse y planearse como se hace para el 9 de setiembre, precisamente, porque nos debemos a nuestras niñas, niños y adolescentes, así como al respeto, reivindicación, garantía y auditoría de los derechos de las personas menores de edad, derechos que se dan y se deben garantizar durante todos los días, desde la concepción hasta que cumplan los 18 años.
Vemos avances impresionantes en el mundo jurídico como la aprobación de diversas leyes y la ratificación de Convenios Internacionales y como término de una primera etapa la aprobación del Código de la Niñez y la Adolescencia de 1998.
La niñez y la adolescencia son una responsabilidad de todas y todos.
El Patronato Nacional de la Infancia, como organismo rector, debe retomar su papel de guía comprometido, a cargo del universo de niñas, niños y adolescentes, con responsabilidades compartidas y asumidas por los distintos protagonistas sociales, los cuales son parte en el Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia y que como sociedad creyente de la paz y la democracia debemos pedir cuenta si están cumpliendo con el mandato legal que el mismo tiene en este tema.
Como hombre, como padre, como abogado y como investigador, me invade una enorme emoción al poderles decir a las personas menores de edad que se encuentran en nuestro suelo, que Costa Rica, en su totalidad, debe estar presente para defender, garantizar y denunciar los derechos que tienen como ciudadanos y ciudadanas menores de edad.
Esta es una obligación colectiva. Los Poderes de la República han realizado acciones y ha sido una tarea ardua. Sin embargo, esta labor debe continuarse y convertirse en logros y retomar el papel de protagonistas que los y las costarricenses hemos tenido a lo largo de la historia en protección de las personas menores de edad.
La defensa de derechos de esta población (que alcanza el 38% de la población nacional) debe ser un trabajo permanente, sin temores, sin ocultamiento, con la bandera firme del interés superior del niño(a).
La competencia del Consejo es asegurar que la formulación y ejecución de las políticas públicas se den de conformidad con los principios de la Convención.
Ya vamos a iniciar el quinto Consejo Nacional de Niñez y Adolescencia, y los y las ciudadanas seguimos sin pedir cuentas.
Es importante, desde mi perspectiva, compartir con ustedes la prioridad de retomar “el asombro”, que no es posible que veamos con indiferencia a los niños y niñas explotados laboralmente, los y las que se encuentran en altísima vulnerabilidad como la explotación sexual comercial, la exclusión escolar, la repitencia, el maltrato prodigado por los padres y madres a sus hijos e hijas entre muchos otros.
Debemos asombrarnos de que en nuestra Costa Rica se estén dando estas situaciones, para combatir la indiferencia y buscar juntos soluciones y de cara a este nuevo momento histórico que es el compromiso efectivo, real y colectivo que tenemos los adultos para con los niños, niñas y adolescentes.

Rodolfo Vicente