Enviar

¿Los premios de la FIFA tributan en CR?


201407132240530.col3.jpg
No, no tributan en Costa Rica. Así de simple. Costa Rica eligió tener un sistema de renta territorial según el cual, tal y como claramente dispone la ley, debe pagarse impuesto sobre la renta por los ingresos que derivan de bienes localizados, capitales utilizados o servicios prestados en el territorio nacional.
Por tanto, dado que todos los premios que la FIFA entregue como consecuencia de la participación de la Selección de Costa Rica en el Mundial de Brasil son por actividades obviamente realizadas fuera de nuestras fronteras, dichas sumas no se encuentran afectas a impuestos en Costa Rica.
Alguien podría preguntarse por qué algo tan claro como esto merece ser objeto de comentario.
La razón es que la Administración Tributaria ha tratado de cobrar impuestos por esas sumas en el pasado y lo peor, que algunos tribunales del país le han dado la razón.
De esta forma, con una buena dosis de invención legislativa se han dicho cosas como que “el criterio de territorialidad no se agota en una cuestión geográfica” o que por la existencia de “habitualidad” en la actividad de jugar fútbol hay territorialidad, lo cual son criterios completamente absurdos y carentes de base legal, como también lo es el supuesto concepto de “vínculo de pertenencia económica”.
Según estas pintorescas interpretaciones, a pesar de que el legislador fue claro en el sentido de que los servicios tenían que ser prestados en el territorio nacional para poder ser gravados, eso no importa si con ocasión de la prestación de servicio en el extranjero se entonó el himno nacional o si por haber aprendido a jugar en Costa Rica, cuando lo hagan fuera entonces hay una vinculación económica al país.
Es innegable que los sistemas de renta territorial son muy criticados por las economías desarrolladas que tienen un criterio para el pago de impuestos basados en la residencia fiscal, pero si la idea es que este tipo de manifestaciones de riqueza paguen impuestos en Costa Rica, entonces que se cambie la ley como corresponde, en vez de hacer malabares interpretativos para gravar rentas que claramente están fuera del alcance de nuestra legislación.
Flaco favor le hará Tributación al país si pretende gravar dichos premios, porque a la vuelta de la esquina habrá que devolver las sumas ilegalmente cobradas más intereses a cargo de los contribuyentes y el funcionario que se atreva a ejecutar tan ridículas interpretaciones incurriría incluso en responsabilidad personal.

Rafael Luna
Abogado tributario
[email protected]

Ver comentarios