Enviar
Los pitufos, estrellas del cine en 3D

Los pitufos hicieron su primera y fugaz aparición en 1958 como personajes secundarios de tebeos, y ahora, más de medio siglo después, protagonizan su propia película en 3D, una trayectoria fulgurante que ni el padre de los hombrecillos azules, el dibujante belga Peyo, habría podido imaginar.
Dos expertos en cómic belga coincidieron al explicar que la “pitufomanía” fue una exitosa pero involuntaria estrategia de mercadotecnia que terminó escapando de las manos de Peyo (Bruselas, 1928-1992), quien hubiera preferido dedicarse más a otros de sus personajes.
“Mucha gente cree que los pitufos nacieron en Estados Unidos, pero en realidad nacieron en Bruselas en 1958, y de forma muy discreta”, dijo el director del Centro Belga del Cómic (CCBD), Willem de Graeve.
Se refirió así a la huidiza primera aparición de estos personajes en la que ni siquiera se ve uno de ellos de cuerpo entero en un episodio de la historieta “Johan et Pirlouit” titulado “La flauta de los Siete Pitufos” y publicada dicho año en un número de la revista “Le Journal de Spirou”, que puede verse en el CCBD.
Los lectores quedaron intrigados por aquellos seres esquivos cuyo origen no descubrieron hasta cinco números después, la revista multiplicó su tirada y los editores propusieron a Peyo dedicar a los mismos una serie propia de historietas, relató De Graeve.
Pero la “pitufomanía” global no llegaría hasta la década de 1980, gracias la serie de animación para televisión creada por la productora estadounidense Hanna-Barbera con la supervisión del autor y que fue difundida en canales de todo el mundo.
Este éxito “sobrepasó” a Peyo, quien tuvo que abandonar “con tristeza” a sus personajes preferidos, Johan et Pirlouit, para dedicarse “en cuerpo y alma” a las historietas y dibujos animados de los pequeños seres fantásticos, según Jean-Claude de la Royère, colaborador y guionista del dibujante.
De la Royère, sin embargo, cree que la primera adaptación al cine 3D de su obra “Los Pitufos” (Columbia y Sony Pictures), hubiera agradado a su creador.
“Siempre estaba a favor de crear nuevas historias. Y estaría contento de ver que se puede sacar a los pitufos de su universo habitual”, ya que sus aventuras originales se desarrollan en un mundo bucólico y la película está ambientada en el Nueva York actual, señaló el guionista de las historietas.
El filme combina escenarios y personajes reales con pitufos diseñados con las últimas técnicas de animación tridimensional, que mantienen el delineado sencillo y de formas redondeadas de Peyo.

Bruselas/EFE


Ver comentarios