Los niños y los seguros de vida
Enviar

Los niños y los seguros de vida

Tal parece que hablar de seguros frente a los niños no es tan sencillo. Una encuesta realizada hace dos años en Estados Unidos reveló que los padres prefieren hablar de temas como drogas y alcohol antes de conversar con ellos sobre seguros de vida.
Esta actitud les privaría a los pequeños de conocer desde muy jóvenes las ventajas de contar con una cobertura.


En Costa Rica se ha vuelto habitual que en la matrícula de las escuelas y colegios privados se incluya un seguro para los estudiantes. También los padres pueden contratar un seguro estudiantil por aparte que ofrece cobertura tanto dentro del centro educativo como en cualquier otro sitio.
Sin embargo, los seguros para niños pueden ir mucho más allá y, aparte de ofrecer mejores coberturas, también pueden ayudarle al menor en su educación superior, o incluso para otros proyectos cuando alcance la mayoría de edad.
Hay países en que los seguros se ofrecen como un regalo para los hijos o los nietos. El contratante compra una póliza que tiene un costo marginal y que son una ayuda económica importante en caso de accidente, tratamiento de una enfermedad o incluso en gastos funerarios.
Estos seguros son de muy bajo costo porque la expectativa de vida de los niños es muy alta. Pero entonces, ¿es rentable pagar un seguro que es poco probable que lo utilice?
Es un sí definitivo. Como se dijo en artículos anteriores, un seguro es una herramienta financiera por lo que el seguro de vida infantil permitirá también generar ahorros que pueden utilizarse básicamente para garantizar que el joven siga estudiando, cuando ya cumplió los 18 años.
También podría ser útil para financiar un emprendimiento, comprar un automóvil o sufragar otro gasto que el hijo requiera.
Este seguro infantil también es una puerta para cuando el joven requiera comprar su propio seguro, ya que tiene grandes posibilidades de tener una póliza de bajo costo.
Los seguros para niños deben complementarse con los de sus padres, de modo que en caso de que el progenitor fallezca, ellos puedan seguir estudiando y mantener su calidad de vida hasta que puedan desarrollarse por sí solos.
Lo importante es que las familia sepan que los seguros de vida son una herramienta que les ayudará a que esas metas que se han planteado, puedan hacerse realidad en el futuro.
 


Ver comentarios