Logo La República

Jueves, 6 de agosto de 2020



NOTA DE TANO


Los “shootouts” desnudaron a nuestros futbolistas

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 08 enero, 2020

michael barrantes patea bola

Los llamados “shootouts” son una excelente oportunidad para que los ejecutantes se luzcan ante los porteros ubicados, a simple vista, frente al pelotón de fusilamiento con pocas oportunidades de sobrevivir.

El tiro de gracia está en las piernas del que ataca, mientras que, el portero, sin defensa alguna, se sale a tapar ángulos, confiado en que la bala depositada en el arma del enemigo no dé en el blanco.

En los “90 Minutos por la Vida”, como parte de un maravilloso espectáculo, se presentó un evento totalmente futbolístico al que no se le puso mucha atención.

Lea más: Clásico femenino se jugará en los 90 Minutos por la Vida por primera vez

Una docena de futbolistas, varios de ellos consagrados de nuestra primera división se encargaron de cobrar los “shootouts” para definir el resultado final de los juegos entre Saprissa-Cartaginés y Alajuelense-Saprissa; diez de ellos fracasaron en su intención de dejar el balón en los cordeles.

¡Diez de doce!

Solo Michael Barrantes del Saprissa y Ariel Lássiter de la Liga pudieron anotar. Otros diez jugadores, con todo a su disposición para dejar el balón en los cordeles, o remataron desviado o pegaron el balón en los cuerpos de los desamparados porteros.

Claro que estas acciones en partidos no oficiales y de características amistosas y benéficas no tienen la menor trascendencia, pero, en el fondo del asunto, esa inutilidad de los jugadores frente al marco enemigo retrata de cuerpo entero y a todo color uno de los tumores letales de nuestros futbolistas: la falta de capacidad para meter el gol.

Lea más: Gracias a las fuerzas interdisciplinarias que hacen posible los 90 Minutos Por la Vida

Queremos escribirlo con respeto, pero, quienes fuimos “mejengueros” y sumamos miles en todo el territorio nacional, en situaciones idénticas a las que tuvieron los diez jugadores que no pudieron anotar el “shootouts”, en canchas abiertas, plazas o aceras, esos “mejengueros” metíamos el gol hasta con los ojos cerrados.

Entonces, y a pesar de que los juegos de los “90 Minutos por la Vida” no son oficiales, son amistosos, de camaradería, sonrisas y apretones de manos, esta inutilidad manifiesta de 10 jugadores de primera división a la hora de la definición debería llamar la atención de sus técnicos Hernán Medford, Walter Centeno, José Giacone y Andrés Carevic, maestros y orientadores de tan deficientes discípulos.

Si quieren una respuesta directa del porqué Álvaro Saborío ha sido el máximo goleador en las últimas tres temporadas, solo repasen cómo se desarrollaron y concluyeron los doce “shootouts”.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.