Logo La República

Miércoles, 16 de enero de 2019



NOTA DE TANO


Gracias a las fuerzas interdisciplinarias que hacen posible los 90 Minutos Por la Vida

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 08 enero, 2019

Ricardo Chacón, el apóstol de tan hermosa criatura. Facebook Ricardo Chacón/La República

¡90 Minutos por la Vida!

La obra magna de Ricardo Chacón, hizo de nuevo honor a su dramático nombre e inyectó a los ángeles que constituyen la Asociación Lucha Contra el Cáncer Infantil, una donación, en esta ocasión de más de ¢180 millones, destinados íntegramente a dar vida, a tantos niños diagnosticados con esa enfermedad.

Ricardo Chacón, aquel brioso defensor izquierdo de Liga Deportiva Alajuelense y hoy gerente del Estadio Nacional, suma 19 ediciones, planificando, organizando y coordinando la cuadrangular de fútbol con los clubes más tradicionales de nuestro campeonato, un evento único donde lo que más interesa no es el fútbol, sino la recaudación.

En miles de hogares costarricenses a las 4 de la tarde del pasado domingo, cuando se inició la cuadrangular por la vida con el enfrentamiento entre la Liga y el Cartaginés, las miradas de los ticos no estuvieron sobre el balón, sino que se dirigieron hacia los graderíos de la “Joya” de la Sabana, para aplaudir e incluso llorar, al ver la masiva presencia de aficionados que hicieron posible la millonaria recaudación.

De nuevo presente ese espíritu generoso de los costarricenses y otros hermanos de diferentes países, volcados a colaborar con tan noble causa.

Ricardo Chacón es el apóstol que comanda a un grupo interdisciplinario de organizaciones que tienen que ver con la salud, la recreación, el espectáculo y el deporte, unidos con ese único propósito de mejorar la calidad de vida de los niños enfermos y a muchos de ellos, proveerlos de la infraestructura y los medicamentos que van a salvarles sus vidas.

¡Dichoso Ricardo, entregado a tan noble oficio!

Y aplausos para el resto de la tropa, los dirigentes, técnicos y jugadores de los cuatro clubes participantes; los árbitros, el aporte de la prensa deportiva, en esta última edición la participación de la laureada banda de Acosta y un numeroso grupo de voluntarios anónimos, donde nunca falta la Benemérita Cruz Roja y los equipos de seguridad.

Quienes en algún momento de nuestras vidas, tuvimos la suerte de formar parte de organizaciones de servicio —en nuestro caso varios años en el Club Activo 20-30 de San José—, apadrinado por el Lic. Carlos Eduardo Mas Herrera, sabemos del gozo espiritual y emocional que hoy disfrutan don Ricardo Chacón y su inmenso e incondicional grupo de voluntarios, por el éxito de un evento que regala lo más preciado de la existencia: la vida.

[email protected]