Los pequeños precios, sí cuentan
Foto con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Un café en la mañana o tarde, un postre después de almuerzo, un par de “birras” luego del trabajo, montos que, aunque en ocasiones son menores a ¢3 mil, no dejan de ser significativos si lo hacemos todos los días.


Piense cómo recortar esos gastos, toma café en su casa, o en la oficina —en la mayoría lo regalan, aunque sea feo— lleve su postre o absténgase de las birritas, sin dudas, a final del mes podría tener un ahorro de más de ¢50 mil, así que, en pocas palabras, esos “pequeños precios” sí pueden generarle un buen monto a final del mes.
No digo que no se dé “gustitos” de vez en cuando, pero no que sea recurrente, y en su lugar ahorre una parte, imagine que al mes podría tener un ahorro de estos gastos en pequeña escala, que a final del año signifiquen poco más de ¢300 mil.
¡Manos a la obra! Piense bien su presupuesto y al final, conforme pasan los meses, tendrá siempre un ahorro, al inicio costará, pero poco a poco se formará una costumbre.

Tips para no gastar en pequeña escala

Estas son buenas ideas que puede desarrollar para generar un ahorro.

  • Grupo de café Si no le gusta el que sirven en su oficina de forma gratis, entonces busque compañeros amantes del buen café, hagan una “buchaca”, compren su propio café y esto será más barato que estar visitando la cafetería de la esquina o del centro comercial.
  • Grupo de postre Es más barato compartir un buen postre hecho en casa entre varios, o que lo compren entre la gente del grupo, que estar saliendo a tomarlo en la repostería rica cercana al trabajo.
  • Una vez al mes Es claro que salir y gastar siempre es rico, pero propóngase no hacer esos pequeños gastos siempre, una o dos veces al mes está bien, pero no todas las semanas, menos si lo hace constante, no hay billetera que aguante eso hasta el próximo pago.
Ver comentarios