Enviar
Los fondos de pensiones

Una cuenta individualizada le permite al afiliado asegurarse un ingreso al final de su vida laboral

Un fondo de pensiones se compone del ahorro de un grupo de trabajadores, que depositan sus recursos con el fin de obtener en forma conjunta una mayor rentabilidad que garantice una pensión en el futuro.
Aunque se administra en forma conjunta, cada aporte del trabajador es debidamente registrado en una cuenta individual, de modo que aunque este se retire, se le entregará el monto exacto de lo que aportó más el rendimiento generado por el fondo.
La ventaja de esta figura es que al invertirse los recursos en forma conjunta, el afiliado tiene mayores posibilidades de obtener una mejor rentabilidad, ya que los fondos tienen un poder de compra muy grande, que les permite obtener mejores precios en el mercado de valores y, a la vez, obtener instrumentos financieros que un trabajador en forma individual no puede obtener.
Otra ventaja de los fondos de pensión es que poseen una reglamentación muy estricta que protege a los afiliados de que se hagan inversiones en instrumentos muy especulativos. Por ejemplo, en nuestro país, los fondos pueden invertir en los mercados internacionales para aumentar su diversificación, pero solo pueden hacerlo en bonos corporativos de entidades que tienen un altísimo nivel crediticio.

Sépalo

*El aporte que haga el afiliado a su fondo de pensión corresponde únicamente a él, por lo que la operadora hace un registro de cada cuota a nombre del cliente y, al llegar el momento de su pensión, le devolverá lo que le corresponde, según la inversión que haya hecho a lo largo de su vida profesional.

*El afiliado tiene derecho a escoger la operadora que desee y puede cambiarla transcurrido un año.

*Los fondos invierten en títulos valores que se negocian en los mercados de valores. Por tratarse de una inversión de mucho tiempo, es deseable que estos fondos se concentren en comprar valores de largo plazo.

*Por ser títulos transables están sometidos a la oferta y la demanda, por lo que su precio puede variar según las condiciones del mercado. En este sentido, los fondos pueden registrar pérdidas de valor en algunos momentos.



Recuadro 2: Sistemas de pensiones

Diferentes países han utilizado diversos sistemas de protección a sus trabajadores para el momento de su pensión. La tendencia internacional es utilizar sistemas mixtos, en que tanto el Estado como el propio trabajador contribuyen a la pensión, como se hace en Costa Rica.

Sistema solidario
Al asalariado se le deduce una parte de sus ingresos que va a parar a un gran fondo donde cotizan todos los trabajadores del sistema de seguridad social. Por su naturaleza solidaria, se prevé no solo asistir con una pensión a los cotizantes, sino que también se otorga algún tipo de beneficio para personas que nunca lo hicieron.
Costa Rica tenía este sistema, el cual empezó a tener problemas conforme disminuía la masa de trabajadores que se incorporaban, mientras que por el otro lado más gente se acogía a su pensión. Esto se produjo no solo por la disminución de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida, sino también por el crecimiento de un sector informal que no cotiza para la seguridad social.

Sistema de capitalización individual
Ante la enorme posibilidad de quiebra de los sistemas públicos, algunos países adoptaron un sistema totalmente privatizado en el cual la cuota de la pensión es manejada en su totalidad por una administradora u operadora de pensiones.
El problema que se ha presentado es que buena parte de las utilidades han sido tomadas por estas entidades y en algunos casos dejan a los trabajadores con pensiones muy bajas con relación al salario de su vida laboral.

Sistema mixto
La coexistencia de ambos sistemas fue la opción que tomaron algunos países como Costa Rica. Al gran fondo u “olla” solidaria que tiene la Caja de Seguro Social, se suma un sistema de capitalización individual que complementará al primero, o que incluso protegerá al trabajador en caso de que aquel se desfinancie.
Aunque combina las ventajas de cada uno de los sistemas, podría tener los problemas de ambos, ya que no resuelve aún la situación de los no cotizantes y los aportes individuales no son suficientes como para sostener por sí solos el retiro del afiliado.

Ver comentarios