Logo La República

Domingo, 17 de enero de 2021



COLUMNISTAS


Los emigrantes costarricenses

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 30 diciembre, 2020


Un periódico, antes el más fuerte, publica con frecuencia, historias de costarricenses que han dejado al país y que han disfrutado de éxito afuera. En este mes, ese medio ha celebrado el primer nacional de recibir la vacuna antivirus (en Houston), la presentadora de televisión que pasará a México con el mismo tipo de puesto, y la muchacha (migrante a Estados Unidos) que es una gran “influencer” en Tik Tok y varios más. Estas publicaciones provocan el concepto de que hay grandes oportunidades fuera y ¿para que esperar más? – ¡hay que emigrar!

Uno de los principios del desarrollo económico es que para salir adelante un país tiene que retener el talento local (orgánico) y atraer extranjeros que desarrollan sus sueños allí. Uno de los secretos del gran éxito económico de los Estados Unidos es precisamente que ha atraído talento de todo el mundo para hacer realidad su visión de vida. Una razón por que una larga lista de países de la región no logra salir adelante, Guatemala, Honduras, El Salvador, Cuba, Haití, Nicaragua es que su mejor gente sale a otro lado tan pronto que pueden.

Los estudios demuestran que los emigrantes generalmente no son los más pobres y necesitados, ni los enfermos y débiles. Todo lo contrario, son los más fuertes, los más educados, los que pusieron un emprendimiento que no pegó, los soñadores de un mundo mejor fuera de las fronteras nacionales.

Los líderes de países fracasados siempre alaban la emigración porque produce remesas. Los que salen remiten, generalmente por un período de hasta cinco años, dinero para ayudar a sus familiares que quedaron atrás. Según se integran en el país nuevo adquieren compromisos diferentes e intereses ajenos y las remesas van disminuyendo para concluir finalmente. Lo que no entienden estos líderes es que están exportando su talento y recibiendo “migas” relativo a lo que produce; además las salidas minan la fuerza para salir adelante del país abandonado.

Ahora que diez años de mala administración económica y política, exacerbada en 2020 por la pandemia del Covid 19, ha producido un Costa Rica que actualmente alberga un millón de personas desempleadas, subempleadas, o emprendedores que tuvieron que cerrar sus negocios o ejercicios liberales lo lógico es que muchos de estos estuvieran alzando la vista hacía el exterior. Quizás por el momento no concretan sus planes de irse porque la pandemia ha hecho difícil viajar, afuera también hay mucha desocupación por los cierres sanitarios y por incapacidad de juntar a los recursos necesarios para financiar su salida.

Si no aparece pronto un líder que puede tomar las riendas en 2022 y verdaderamente reencender la economía, ofreciendo esperanza para los posibles emigrantes, el volumen de personas que saldrá “escapando” se aumentará fuertemente. Vendrá un poquito de talento de otros países para reemplazarlos, pero en general se verá un fortalecimiento del proceso de empobrecimiento que se observa en la actualidad.

Sería bueno que algún medio comenzara a publicar historias de inmigrantes que han tenido éxito en Costa Rica para contrarrestar las historias de los emigrantes.

NOTAS ANTERIORES


Figueres, Héroe ¿o Antihéroe? de la Paz

Miércoles 13 enero, 2021

El Congreso de la República, antes de 1948, y La Asamblea Legislativa, desde 1949, hicieron y hacen reconocimientos públicos a ciudadanos que se destacan en Co






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.