Lorenzo amenaza a Márquez
Jorge Lorenzo a la derecha, Marc Márquez al centro y Dani Pedrosa, peleando cada centímetro de la pista japonesa. Toshifumi Kitamura-AFP/La República
Enviar

Lorenzo amenaza a Márquez

Solo falta una carrera y no hay campeón

201310272304280.a33.jpg
El español Jorge Lorenzo se impuso ayer en el Gran Premio de Japón de MotoGP y le recortó cinco puntos a su compatriota y líder del campeonato, Marc Márquez, que vio cómo el campeón del mundo aminoró la diferencia en 30 puntos en dos carreras a falta del Gran Premio de la Comunidad Valenciana, última de la temporada.
Márquez no pudo aprovechar su "segunda bola de partido" para convertirse, con 20 años, en el campeón más joven de la categoría reina y entró en la segunda plaza por detrás de Lorenzo cuando necesitaba hacerlo por delante y sacarle ocho.

No lo hizo y Lorenzo le restó cinco puntos; así Márquez llega a Valencia con 13 de ventaja, de tal forma que un cuarto puesto y un primero de Lorenzo le darían el título. El piloto de Cervera (Lérida) necesita 13 puntos para cerrar el título.
El que sí quedó eliminado de esa pelea fue su compatriota Dani Pedrosa, tercero sin poder luchar con Lorenzo y Márquez hasta el final.
El planteamiento de carrera de los tres líderes no sorprendió a nadie. No podía ser de otra forma porque cuando se han dado las condiciones, Lorenzo, Márquez y Pedrosa no han permitido que nadie se mezclara con ellos.
El trío español formó pronto un grupo que se mantuvo así durante más de la mitad de la carrera con Lorenzo, Márquez y Pedrosa por este orden. Álvaro Bautista peleaba por detrás con el alemán Stefan Bradl y el inglés Cal Crutchlow, mientras que el italiano Valentino Rossi se equivocó y se salía en las primeras vueltas para perder el contacto con los mejores.
Poco a poco, Pedrosa perdió el contacto con Lorenzo y Márquez, justo cuando éste atacaba al primero.
A ocho vueltas para el final, Lorenzo realizó la vuelta rápida y Márquez se fue largo en una curva con lo que la ventaja de 0.371 de uno sobre otro pasó a ser de 1.228 en un suspiro. A Jorge Lorenzo le funcionó su neumático blando y fue capaz ya de rodar cómodamente los últimos giros.

Motegi, Japón
EFE


Ver comentarios