Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 24 Abril, 2012


TROTANDO MUNDOS
Lo Externo y lo Interno

Ottón Solís justifica el fracaso de su PACquetazo alegando que “la Sala Cuarta se sometió a grandes intereses”. Acusa groseramente al tribunal máximo de tráfico de influencias y escoge desconocer que la ilegalidad de ciertas actuaciones provenientes de diputados o funcionarios públicos causa inconstitucionalidad. Una cosa es no estar de acuerdo con el fondo de un asunto; la otra acusar a la Sala IV de tráfico de influencias.
Suena parecido a un par de dictadorsuchos(as) que todos conocemos, a los que les vale un pito la ley y la constitución cuando de ignorarlas se trata. Pensando así, qué podría esperar esta democracia de un eventual gobierno de Solís?
Francia “generosamente” nos sacó de su lista de paraísos fiscales, descrédito con que nos había etiquetado con la connivencia del ex -Ministro Guillermo Zúñiga. ¿Qué derecho tiene Francia de juzgar e insultar este país soberano, como sí tuviera hegemonía sobre nosotros? Solo un Gobierno local endeble e incompetente pudo permitir eso sin protestar enérgicamente. Francia, que se da el lujo de causar peligrosísimas explosiones atómicas en los atolones, de explotar a los africanos durante una colonia no tan distante y contemporáneamente despreciarlos, qué cualidades morales tiene para ofender a un país tan superior como es el nuestro?
El Tsunami de irregularidades en la Administración Pública ha dejado perplejo al país. Diez años después, un refrito del mamotreto vuelve a fracasar y simultáneamente una seria investigación periodística pone al descubierto un foco de corrupción fiscal entre los responsables de impulsar la reforma fiscal.
Algunos quieren ver en todo esto la mano del Sector Productivo. No nos explicamos como pudo influir ese Sector para que el Ministro y su esposa no pagaran sus impuestos y negociaran jugosos contratos con entes públicos. Ni qué hicieron los empresarios para que políticos muy influyentes de la administración Chinchilla se prestaran para el delito de tráfico de influencias, que ahora corren a tratar de justificar. Algunos de éstos que fueron empresarios perdieron el calificativo cuando se volvieron políticos. A la investigación de la fiscalía aún le falta mucho por escarbar, sí es que de veras está investigando.

Congresos incapaces de legislar una Ley de Tránsito han fracasado también con una reforma fiscal técnica, no hepática, que el país necesita. Lo que mal empieza mal acaba. Cabe recordar a quienes pretenden hacer responsable al Sector Productivo, que el impuesto de emergencia que sacó adelante a la Administración Pacheco contó con todo el apoyo de la UCCAEP. A don Jorge Walter Bolaños se le ofreció también el apoyo para una reforma fiscal técnica. Personalmente trabajamos con un especialista norteamericano en explicarle a las autoridades y al país el Flat Tax, tan simple de recolectar y que ha traído bienestar a Rusia y Eslovakia, este último país similar al nuestro en tamaño y población.
Aunado a varios desaciertos, en el fondo el desastre que azota a la administración es producto de la “culpa in eligendo et culpa in vigilando”.

Lic. Humberto Pacheco A., M.C.L.
[email protected]