Líderes reclaman replantear la austeridad de la UE
Con la frágil estabilidad política de la región del euro en juego, los líderes políticos intensificaron sus demandas de una mayor tolerancia del gasto público. Bloomberg/La República
Enviar

Líderes reclaman replantear la austeridad de la UE

Los líderes de la Unión Europea al norte y sur de la brecha económica están canalizando una reacción electoral contra la austeridad en su intento de impulsar el caso de una flexibilización de la política fiscal en toda la zona euro.
La victoria del primer ministro italiano Matteo Renzi y la derrota del presidente francés Francois Hollande en las elecciones europeas, los unió para aprovecharse de los resultados y presionar por una reforma del modelo de recorte presupuestario de la UE respaldado por Alemania, que prevaleció desde la crisis de la deuda, que hizo erupción hace más de cuatro años.


“Europa superó la crisis del euro, ¿pero a qué precio? Las prioridades de Europa deben ser el crecimiento, el empleo, la inversión”, manifestó Hollande después de que sus socialistas fueron derrotados por el Frente Nacional, que es antieuro y antiinmigración.
Mientras los responsables de la UE se disponían a reunirse durante la cena en Bruselas para discutir el camino a seguir después de la oleada sin precedentes de partidos disidentes en todo el bloque de las 28 naciones, el impulso por conseguir reglas fiscales más flexibles se estaba gestando. Con la frágil estabilidad política de la región del euro en juego, los líderes políticos intensificaron sus demandas de una mayor tolerancia del gasto público como más necesaria que nunca para atajar la escalada contra la austeridad.
“Estamos pidiendo que cambien las reglas o que se hagan más a la medida de nuestras expectativas. Estamos pidiendo que cambie el enfoque que Europa tuvo en los últimos años, declaró Renzi.
En Grecia, el éxito de Syriza, que obtuvo el primer lugar, podría ayudar al primer ministro, Antonis Samaras, mediante el anuncio de términos de repago de deuda más sencillos para el primer país de la zona del euro en pedir un rescate internacional en 2010.
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional de Francia, se unió a la estampida contra la adhesión a la austeridad de los partidos establecidos, aprovechando el estado de Hollande como el líder menos popular en la historia moderna de Francia.
Frente a una tasa de crecimiento lenta —la economía creció solo un 0,2% el año pasado— Hollande estuvo luchando por recortar el déficit presupuestario de su país dentro del límite máximo de la UE del 3% del PIB. El año pasado, la Comisión Europea dio a Francia un extra de dos años, lo que significa que tendría que cumplir con el objetivo para 2015.
Con la predicción de la comisión, el controlador de la austeridad de la UE, de que Francia pierda su objetivo, ya prorrogado, si no realiza cambios en la política, podría preverse una nueva prórroga.
En Italia, con un peso de la deuda el año pasado del 133% del PIB —el segundo más alto en la zona euro después de Grecia— la oleada antiausteridad benefició a un partido en el gobierno en lugar de a un grupo de protesta.

Bloomberg


Ver comentarios