Enviar
Plantas generadoras estarían en Areas Protegidas
Libertarios tras explotación privada de geotermia

Proyecto no fortalecería gestión del ICE

Una propuesta legislativa pretende cambiar los parajes volcánicos que hoy disfrutan miles de turistas, por campos de explotación geotérmica.
Tierras protegidas por Parques Nacionales como Volcán Irazú, Poás, Barva, Turrialba y Arenal, serían objeto de concesiones privadas para aprovechar la energía almacenada bajo tierra.
A pesar de que los planes geotérmicos son señalados en el proyecto, como de gran aporte al fortalecimiento del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la propuesta no incluye ninguna medida para fortalecer a esa institución, en ese tipo de explotaciones energéticas.
Así se desprende de los contenidos del proyecto de ley planteado en julio por los nueve diputados del Movimiento Libertario (ML).
Dentro del cuerpo del planteamiento de ley, se esgrime la necesidad de declarar de interés público ese tipo de explotaciones.
Lo anterior a pesar de que ya existe una ley (Nº5961), que se ocupó hace 35 años de declarar de interés público los recursos geotérmicos nacionales, pero que atribuye su explotación y regencia al ICE. De hecho, el proyecto incluye la derogatoria de esa ley anterior.
En forma contundente, el articulado declara indispensable que se permita la investigación y exploración, así como la posterior construcción de plantas de explotación geotérmica, dentro de los terrenos contemplados por el Sistema Nacional de Areas Protegidas (Sinac).
Específicamente, se habla de parques nacionales, reservas biológicas, forestales y refugios nacionales de vida silvestre.
“El proyecto no está escrito en piedra, estamos abiertos a su discusión; lo que buscamos desde el inicio es que se aprovechen los recursos que el país tiene a la mano, y no se siga pagando una millonada en combustibles para generar electricidad”, argumentó Danilo Cubero, jefe de fracción del ML.
La explotación de dichas fuentes de energía, se haría a través del otorgamiento de concesiones a actores privados, por periodos renovables de 25 años.
Para encargarse de los pormenores de valoración y adjudicación de las concesiones, se crearía un Registro Nacional de Concesiones para el Aprovechamiento de los Recursos Geotérmicos, adscrito al Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet).
La dependencia haría las veces de una contraloría de la geotermia, ante la cual se verían obligados todos los actores interesados en explotar esos beneficios energéticos, a remitir la información relacionada que estuviera en su poder.
Ese mismo ente coordinaría con la Secretaría Técnica Nacional Ambiental, a la hora de evaluar los estudios de prefactibilidad, viabilidad e impacto ambiental, que estarían obligados a presentar los interesados en explotar los yacimientos geotérmicos, previo al otorgamiento de una concesión.
“Definitivamente podría discutirse abrir la explotación geotérmica a un ente como el ICE, pero para cualquier privado no”, señaló Freddy Pacheco, experto en preservación ambiental.
Costa Rica estaría lanzando al mundo un mensaje opuesto a su imagen actual de conservación y respeto ambiental, cambiándolo por uno de explotación indiscriminada de los recursos naturales, finalizó Pacheco.
La apertura de la explotación de fuentes geotérmicas a entes privados, imbuiría al ICE en una corriente competitiva abierta.
A pesar de ello, y aunque la institución sigue siendo patrimonio estatal, el proyecto de ley no prevé ninguna medida que la fortalezca frente a la apertura de ese mercado.
“No fortalecer al ICE para que ejerza las labores de exploración y explotación de fuentes de energía para las que fue constituido, sería algo descabellado”, aseveró Roberto Dobles, exministro de Ambiente y experto en el tema energético.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios