Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 12 Marzo, 2013

Zarpar del puerto sin un rumbo claro es igual que nunca haber salido. La meta es sin duda importante. Tener un plan es necesario. Pero ahogarse en el trayecto por enfocarnos en mantener el rumbo a pesar del cambio de las circunstancias nos llevará sin duda a un resultado desagradable


¡Leven anclas!

¿Cuántas veces hemos zarpado del puerto hacia la isla de la fantasía, hacia esa meta que tanto hemos soñado y no logramos llegar?
Revisamos la estrategia, e hicimos todo lo planeado sin embargo, el resultado no fue el esperado. ¿No será que pensamos que el plan era tan “perfecto” que al cambiar las circunstancias no ajustamos las velas y nos desviamos del objetivo?
¿Cuántas veces nos ha pasado que perdemos la noción de la importancia del sueño por mantenernos aferrados a ese plan que pensamos perfecto?
Zarpar del puerto sin un rumbo claro es igual que nunca haber salido. La meta es sin duda importante. Tener un plan es necesario. Pero ahogarse en el trayecto por enfocarnos en mantener el rumbo a pesar del cambio de las circunstancias nos llevará sin duda a un resultado desagradable.
Ser flexibles en los planes de acción y trabajar fuerte focalizados siempre en la meta es trascendental para lograrla.
El capitán de tu vida eres tú y eres quien debe definir el rumbo. Deja de pensar quién es el culpable de tus errores. Toma decisiones, acepta tus responsabilidades y no desfallezcas nunca ante las adversidades.
Pregúntate quién estás siendo:
• El capitán que lucha siempre por llegar al objetivo sin importar las tormentas del camino,
• el que se baja del barco corriendo cuando empiezan los problemas,
• el que lo intenta cuantas veces sea necesario por que aunque se hundió el barco lo vuelve a intentar
• o el que se queda en puerto por que ya no quiere sufrir más y prefiere estar en tierra firme.
¿Si Cristóbal Colón hubiera pensado de igual manera, hubiera llegado a descubrir América?
Conquista el mundo, traza tu objetivo, lucha por él y ajusta tus planes a los cambios de viento, predice los problemas y enfréntalos, te aseguro que el resultado será gratificante al final del camino, disfruta cada momento y vívelo con pasión, pero en especial, nunca dejes de soñar….
¡Hoy decide levar anclas y a tomar acción!

Mónica Araya