Lego "hecho en México" ignora amenazas de Trump
La empresa y el Gobierno danés tratan la retórica de Trump con cierto grado de incredulidad. Bloomberg/La República
Enviar

Lego System A/S vende bloques de construcción fabricados en México a Estados Unidos. Y pese a las señales procedentes de la Casa Blanca, el máximo responsable del fabricante de juguetes más lucrativo del mundo dice que no hay razones para esperar una crisis en las relaciones comerciales porque no se sabe si el presidente Donald Trump cumplirá realmente con sus amenazas.

"No vemos señales de que tengamos que hacerlo en este momento", dijo Bali Padda, máximo responsable de Lego.

No es el único que trata la retórica de Trump con cierto grado de aprehensión. El Gobierno del país natal de Lego, Dinamarca, ha expresado una opinión similar.

Anders Samuelsen, ministro de Relaciones Exteriores de Dinamarca, dijo que los exabruptos de Trump en Twitter no pueden considerarse un sustituto de cualquier proceso legislativo que debería tener lugar para que ocurran cambios reales.

Samuelsen ha dicho que la diplomacia entre bambalinas indica que el orden mundial no se verá tan radicalmente alterado como podrían sugerirlo los pronunciamientos de Trump.

Aun sin una guerra comercial, Lego ya está enfrentando desafíos en Estados Unidos, su mayor mercado. En medio de la creciente competencia, los ingresos del fabricante de juguetes se estancaron en 2016, marcando la primera vez "en muchos años" que Lego no registró crecimiento en EE.UU., dijo Padda.

En 2015, las ventas estadounidenses de la compañía crecieron en términos de un porcentaje de "dos dígitos". Lego, una empresa de capital cerrado, no publica un desglose exacto.

Los dos mayores rivales globales de Lego, Hasbro y Mattel, son ambos estadounidenses. Para seguir siendo competitiva en EE.UU., la empresa danesa en 2015 dio a conocer planes para ampliar su fábrica de Monterrey, en México —su única unidad de producción en el continente americano— agregando allí 3 mil puestos de trabajo.


Ver comentarios