Enviar

Trabajar con mayor visión de futuro y la necesidad de resolver el problema de la inseguridad son las principales lecciones aprendidas por el sector turismo gracias a la crisis

Lecciones para crecer

Planear más a futuro y lograr nuevamente la seguridad ciudadana son las mejores enseñanzas que ha dejado la crisis económica al sector turismo. Esta es la visión del actual presidente de la Cámara Nacional de Turismo, Juan Carlos Ramos, expresada en una nota de este medio hoy. El tiene amplia experiencia como empresario.
En realidad es una enseñanza que debería servir a todos los sectores de la economía nacional y al Estado.
La inconveniente práctica de trabajar para el corto plazo no es algo nuevo en Costa Rica, la crisis lo único que hizo fue mostrarnos con mayor fuerza las consecuencias negativas de esa costumbre. Contar con reservas, medir la capacidad de endeudamiento tomando en cuenta posibles situaciones inesperadas y planear acciones para el corto, el mediano y el largo plazo es saludable no solo para el sector turismo sino para el resto de la economía nacional en general.
De esto saben los empresarios exitosos y debe saber el Estado, más allá de los cuatro años de cada administración.
La visión cortoplacista afectó y afecta a cualquier sector de la vida nacional más allá de los efectos específicos que esto haya tenido ahora, cuando además atravesamos una crisis económica.
Ojalá este aprendizaje sirva para planificar mejor y vigilar con celo el cumplimiento de los plazos, objetivos y metas.
El gravísimo problema de la inseguridad tampoco golpea solo al turismo. El comercio y la vida familiar, entre otros, sufren serias consecuencias por causa de la criminalidad. Y cuando decimos vida familiar hablamos de una multiplicidad de ámbitos en los que se desenvuelven los diferentes miembros de la familia.
Por causa de la inseguridad se afectan también la salud y la productividad. No puede haber vida saludable y máxima capacidad productiva en una población que vive bajo la amenaza de los asaltos y la violencia contra su vida y sus bienes.
Sin duda, las lecciones aprendidas por el sector del turismo son, entre otras, las que deberían regir la vida nacional.
Ver comentarios