Enviar
Candidata de Liberación Nacional se convirtió en la primera Presidenta del país con un 47% de apoyo
Laura alcanzó la Presidencia con amplio respaldo
• Chinchilla obtuvo un margen mayor de popularidad que Oscar Arias en 2006
• Ottón Solís logró posicionarse en el segundo puesto con el 25% de los votos y anunció que no se postulará en 2014


Laura Chinchilla logró convertirse ayer en la Presidenta electa del país para el periodo constitucional 2010-2014 con un amplio apoyo por parte del electorado.
La hasta ayer candidata del Partido Liberación Nacional (PLN) alcanzó un respaldo del 47%, según las proyecciones al cierre de edición a las 12 m.n., con hasta el 85% de las me
sas de votación escrutado.
El porcentaje que ostentó Chinchilla duplicó el apoyo que alcanzaron juntos Ottón Solís y Otto Guevara, aspirantes de los partidos Acción Ciudadana (PAC) y Movimiento Libertario (ML). Solís sumó un 25% de los votos mientras que Guevara un 21%.
La sucesora de Oscar Arias y primera presidenta de Costa Rica a partir del próximo 8 de mayo logró además ganar el mayor respaldo en las siete provincias del país; además Chinchilla ganó en todos los cantones del país, excepto en Valverde Vega, en Alajuela.
De igual modo, Chinchilla alcanzó un mayor apoyo en comparación con el logrado por Oscar Arias en 2006, quien llegó a la Presidencia con el 40,9%.
Minutos antes de las 9 p.m. de ayer tanto Solís como Guevara reconocieron su derrota y felicitaron a Chinchilla públicamente, sin embargo el rojiamarillo insinuó que este fue su último intento por buscar la Presidencia, mientras que el libertario no descartó volverse a postular en 2014.
Mientras tanto, la cifra de abstencionismo pareció ceder un poco en comparación con la de 2006. Mientras que en la pasada elección el porcentaje de ticos que no fue a las urnas llegó a un 35%, para estos comicios fue del 31%.
A pesar del esfuerzo realizado por los partidos políticos para contar con miembros de mesa en todos las juntas receptoras de votos, unas 90 mesas quedaron desprovistas y por esa razón el Tribunal Supremo de Elecciones deberá contar los votos manualmente.
En cada una de ellas estaría inscrito un máximo de 500 votantes, cada uno depositando tres papeletas. Si todas las mesas tuvieran el máximo de electores inscritos, se deberían contar unas 135 mil papeletas de forma manual.
Fuera de esa situación, no existe ninguna denuncia o queja formal y debidamente procesada que de momento obligue a escrutar manualmente la mesa, indicó Hugo Picado, vocero del ente electoral.
A la hora de cierre de esta edición no había ninguna denuncia de la oposición que obligara al conteo manual de votos.



Ver comentarios