Enviar
Latinoamérica a la baja

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó ayer levemente las perspectivas de crecimiento económico de Latinoamérica para 2012, hasta el 3,6%, en un entorno global aún con riesgos debido a la crisis en Europa.
Según los datos actualizados del informe "Perspectivas Económicas Mundiales" de septiembre, el Producto Interior Bruto (PIB) de Latinoamérica crecerá este año cuatro décimas menos de lo previsto anteriormente y cerrará 2013 con un aumento del 3,9%, dos décimas por debajo de las anteriores previsiones.
No obstante, el PIB de Latinoamérica se mantendrá en 2012 por encima de la media mundial del 3,3%, pese a que el FMI advirtió que la situación de crisis de deuda en la zona del euro condicionará sus proyecciones.
Según el informe, se espera que el crecimiento en las economías emergentes, entre ellas la latinoamericana, se ralentice "por el empeoramiento del contexto externo y el debilitamiento de la demanda interna".
Las dos principales economías latinoamericanas, Brasil y México, cerrarán 2012, según el informe, con un crecimiento del 3 y del 3,5%, respectivamente.
El FMI recortó seis décimas el crecimiento esperado de la economía brasileña, aunque destacó el hecho de que el Gobierno de Dilma Rousseff haya decidido mantener la disciplina fiscal en un contexto de lenta actividad, para apoyar medidas monetarias que faciliten el acceso del crédito.
En 2013, el FMI espera que Brasil crezca un 4%, dos décimas menos que en la previsión de septiembre, de manera que consolide su regreso a la recuperación tras sufrir un frenazo en 2011.
La actualización del informe fiscal del Fondo, también publicado ayer, destaca las medidas tomadas para apoyar la demanda en Brasil y que se haya marcado como objetivo un superávit presupuestario primario del 3,1 por ciento del PIB.
En cuanto al déficit fiscal de Brasil, el FMI espera que se sitúe en el 2,4% en 2012 y se recorte al 2,3% en 2013.
En el caso de México, las previsiones de crecimiento anunciadas en septiembre se revisaron levemente a la baja (0,1 y 0,2 puntos, respectivamente) y sostienen que el PIB del país mantendrá un crecimiento estable del 3,5% en 2012 y 2013.
En cuanto al déficit fiscal de México, las previsiones se sitúan en el 2,7% en 2012 y 2,1% en 2013, en parte debido a unos mayores ingresos del petróleo, como destacó el Fondo, que recomendó que los países emergentes dependientes de los ingresos por materias primas "evalúen cuidadosamente los riesgos".
Además, el Fondo recomendó que los países emergentes con menores presiones inflacionarias inyecten liquidez para hacer frente a la desaceleración global, pero que tengan en cuenta los riesgos en sectores "sobrecalentados" como el inmobiliario.
El crecimiento en el conjunto de las economías emergentes se situará en 2012 en el 5,4% y el 5,9% en 2013.
Por el contrario, las economías avanzadas registrarán en estos dos años crecimientos moderados del 1,2 y 1,9%, respectivamente, con la destacada caída a la recesión de la Unión Europea este año.

Washington/EFE

Ver comentarios