Las mejores fotos, gratis en Internet
Enviar

Las mejores fotos, gratis en Internet

Getty, el principal banco de imágenes, ahora regala su contenido. Claves de un cambio que pocos esperaban


Parece que Lawrence Lessig, y otros teóricos de la cultura digital, algo de razón tenían cuando postulaban que la revolución de Internet cambiaría para siempre el derecho de autor. Lo acaba de ratificar, de algún modo, Getty Images, el banco de fotografías más importante del mundo por cantidad y calidad de sus imágenes. La semana pasada anunció que ofrecerá a todo aquel que tenga un sitio editorial, 35 millones de imágenes en forma gratuita. Sí: el banco de imágenes que hasta hace unos días era el más caro del mundo, ahora ofrece su contenido sin recibir un solo peso a cambio.
¿Se volvieron dadivosos de repente? ¿Sufren por los efectos de la culpa? Nada de eso. Simplemente, se dieron cuenta que los profundos cambios en las formas en que la gente consume contenido digital ya son definitivos, que Lessig y sus muchachos algo de razón tenían, y que deben reinventar su negocio si quieren seguir existiendo como el gran banco de imágenes que fueron.
La razón es muy simple. Resulta que, aunque Getty intentara cobrar una buena comisión por la venta de las imágenes en su plataforma digital, los usuarios de Internet no los tomaban muy en serio. Sin dudarlo mucho, apretaban el botón derecho del mouse, copiaban la fotos, ocultaban la marca de agua, y de todos modos usaban las excelentes imágenes que Getty ofrece en su sitio. Perseguir judicialmente a todos ellos les resultaba a Getty más costoso y más complejo que los beneficios que eventualmente podría recibir como compensación.
Y para completar el panorama negativo, sus principales clientes —los grandes medios de comunicación— atraviesan su peor crisis, a punto tal que redujeron drásticamente la cantidad de imágenes que habitualmente compraban a Getty. Había que cambiar, y rápido.
Lo que hicieron fue crear un botón, dentro de la página web de Getty, que les permite a las publicaciones digitales “no comerciales” seleccionar las imágenes e incrustarlas luego en su propio sitio, tal como lo hacen YouTube o Flickr.

Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina

Ver comentarios