Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 17 Octubre, 2012


Pizarrón
Las elecciones en Venezuela


¿Era posible derrotar a Chávez? Era una posibilidad pero difícil. Chávez como dirigente político no tiene par en Venezuela. La oposición política no tiene a alguien como él en conocimiento de la realidad política venezolana, en cuanto a cultura e historia, política general y particular de Venezuela, en historia bolivariana y de manejo del culto al Héroe de la Independencia, mezclado con religiosidad popular.
Chávez es el dirigente político más posesionado en medios y redes sociales, en lo personal ha llegado en encuestas a un 72% de aceptación positiva. Dos veces ha bajado el 50% y se mantiene en porcentajes entre el 50% y el 55%.
Una es Chávez otra su partido que en resultados, aunque ha ganado las últimas elecciones de alcaldes, gobernadores y diputados en votos totales ha logrado el 48% frente al 52% de una oposición muy dividida que no le permitió elegir más de un 20% de los puestos de alcaldes y gobernadores y un 40% de diputados.
La oposición en las elecciones de 2006 perdió con una diferencia del 26%, y la de 2012 más unificada, perdió por un 10%, de modo que también fue un triunfo para Capriles y la oposición.
Entre la elección de 2006 y la de 2012 Chávez aumentó en casi 800 mil votantes mientras la oposición logró más de 2 millones de nuevos electores.
¿Cuál fue la clave del triunfo de Chávez? Las políticas sociales que ha impulsado, con más de 16 misiones educativas, médicas, alimentarias, de servicios básicos y misceláneas, y cinco grandes misiones para atacar la pobreza, la crisis alimentaria y habitacional y generar empleos, con las cuales enfrenta los graves problemas de Venezuela.
¿Ha resuelto Chávez problemas? Venezuela es el país con mayor matrícula universitaria de América Latina, y la deserción escolar la ha bajado de 1998 a 2010 de un 35% a un 15%.
De 1998 a 2009 ha aumentado la población con acceso al agua potable del 80% al 95%. De 1998 a 2010 la extrema pobreza la redujo del 20,3% al 8,6% y la pobreza del 50,5% al 32,5%.
El Indice de Desarrollo Humano de la ONU pasó de 0,69 en 1995 a un 0,75 en 2010, la desnutrición la redujo del 21% en 1998 al 5% en 2009. Igualmente ha reducido mortalidad infantil y aumentado la esperanza de vida.
En salud, con apoyo de 40 mil médicos cubanos, generalizó el acceso de la salud primaria a un 60% de la población en los primeros tres años de vida, y la Misión Milagro, en oftalmología, que ha atendido a 3 mil costarricenses, ha operado entre 2005 y 2012 más de 300 mil personas. De 1999 a 2012 los establecimientos de salud los aumentó de 5.082 a 13.721.
El salario mínimo de $462 es el más alto de América Latina. El desempleo lo bajó del 16,6% en 1999 al 7,9% en 2012. la tasa de ocupación en el sector informal la ha bajado al 44% y la de empleo formal la ha subido a un 56%, y la desigualdad económica, o Indice de Gini, la bajó del 0,48 en 1998 al 0,38 en 2010, siendo el más bajo de la región.
El abstencionismo en Venezuela, igual que aquí, refleja una población que le es indiferente quien gane, que no se siente amenazada con cualquier ganador, de allí que al resultado de Chávez se suma el de los abstencionistas que le produce la fortaleza institucional para continuar.

Vladimir de la Cruz