Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



CÓDIGO TECNO


Las claves detrás del éxito del bitcoin

| Miércoles 04 diciembre, 2013



Las claves detrás del éxito del bitcoin

La moneda virtual superó los $1.000 por unidad. ¿Pura especulación o el inicio de una nueva economía?

La noticia estalló la semana pasada: la moneda digital bitcoin había superado, por primera vez, los $1.000 por unidad, casi el valor de una onza de oro. Lo que más llamaba la atención era la volatilidad. A inicios de noviembre, el bitcoin cotizaba a $215. El aumento implicaba una revalorización de casi el 500% en menos de 30 días.
Creada en 2009 por un grupo de personas que se hicieron llamar “Satoshi Nakamoto”, el bitcoin comenzó cotizando, entonces, a menos de un dólar por unidad. Recién en febrero de 2011 alcanzó el dólar, y en junio de ese año tuvo su primer pico de valor, cuando trepó a $32.
La historia comenzó cuando Satoshi Nakamoto publicó un paper en el que aseguraba haber encontrado la forma de crear en Internet una moneda digital sin banco central y con garantía de anonimato. De la emisión se encargaría un software programado para detenerse en 2030, cuando el circulante llegase a 20.998.000 de unidades de bitcoins. Para asegurar el anonimato, habría un complejo sistema de claves en una red P2P similar a la que emplean quienes comparten música y películas por Internet.
Si bien esta no es la primera experiencia de moneda digital, sí resultó la más exitosa: 11,5 millones de unidades de bicoin ya circulan por el mundo. Hay tres formas de obtenerlos: comprarlos en una plataforma de intercambio; “minarlos” (es decir, prestar la computadora propia para contribuir al software que los produce); o intercambiando bienes y servicios por bitcoins (cada vez son más los negocios que aceptan esta moneda como una de sus múltiples formas de pago).
El bitcoin cumple las dos principales funciones de una moneda: no solo se puede usar como bien de cambio, también sirve como reserva de valor: cualquiera puede ahorrar en bitcoins.
Para muchos, el hecho de que esta moneda no tenga el respaldo de ningún banco central es su principal atractivo. Se trata de un proyecto impulsado por programadores independientes que tiene, por detrás, una filosofía anarquista, en el sentido de buscar formas de organización colaborativas que vayan por afuera de los estados nacionales y las grandes corporaciones. Va en línea con otras iniciativas vinculadas al software libre, como Linux, Firefox, Wikipedia, y tantas otras.
Pero el bitcoin también tiene contras. Como es un mercado tan chico, está sometido al riesgo de una gran volatilidad, como quedó demostrado la semana pasada. Además, muchos señalan la permeabilidad que ofrece a negocios de dudosa legalidad, dado que el sistema no está sometido a la vigilancia de ninguna autoridad establecida.
¿Cuáles fueron los motivos por los cuales la cotización pegó semejante salto la semana pasada? Los analistas encuentran al menos dos razones: la legitimación que tuvo la moneda en una audiencia del Senado norteamericano, y la adopción creciente que está teniendo en China, donde el gigante de Internet Baidú (equivalente a Google) comenzó a aceptarla para el pago de servicios.
¿Pura especulación? ¿El inicio de una nueva forma de organizar la economía mundial? Nadie sabe. El futuro dirá.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina