Logo La República

Lunes, 3 de agosto de 2020



NOTA DE TANO


Las zonas fuertes del Herediano son cinco

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 19 diciembre, 2019

bryan rubio y escudo de herediano

La mayor fortaleza del Herediano en este par de series ante Alajuelense se asienta en el momento cumbre que vive su portero Esteban Alvarado.

Cuando una zona de retaguardia se siente segura y resguardada por un portero de élite, hasta las caras nuevas en la zona se motivan y elevan su rendimiento.

No hace mucho que la línea de cuatro del Team la formaban Keysher Fuller, Keyner Brown, Pablo Salazar y Omar Arellano y como primer relevo, Christian Reyes.

Lea más: Herediano combina calidad y suerte

Solo Fuller sobrevive en la disputa de las finales contra el León.

Fácil reconocer que el excelente trabajo de los centrales Aarón Salazar y Ariel Soto y el muy buen fútbol que ha aportado el mexicano Diego González se asienta en el respaldo y la confianza que les da el contar con Esteban Alvarado atrás.

Otro punto fuerte del Herediano lo construyen sus dos volantes centrales: Óscar Esteban Granados y Randall Azofeifa. Buena marca, ubicación, recuperación con sentido de lo que se debe hacer con el balón en su poder; pulmones de acero, colmillo, pierna, si es necesario meterla, y, además, en el caso de Azofeifa, sus letales centros con “bola muerta”, tan generosos para el equipo como desconcertantes para el rival de turno.

Lea más: Liga-Team se presentan con un entorno muy diferente

Cuesta comprender desde una grada o escritorio, por qué cada tiro de esquina del Team es medio gol y treinta tiros de esquina de la Liga no llegan a nada. Este es un asunto mental, que produce estragos en las defensas enemigas y le ha dado títulos a las huestes rojiamarillas. Este sábado podría llegar el 28 a las vitrinas del glorioso club por idéntica ruta. La “bola muerta” es tan vital para el Team, como las atrapadas de Alvarado.

Otro punto fuerte de los pupilos de José Giacone son sus volantes por fuera: Berny Burke, Gerson Torres y Nextaly Rodríguez; son técnicos, picantes, encaradores, desafiantes y dribladores. Su fútbol obliga a los defensas rivales a cometerles faltas o provocar tiros de esquina y ahí el Herediano hace fiesta.

Finalmente, el Team suma un “nueve” atípico, porque Bryan Rubio se come toda la cancha; tácticamente, ayuda mucho, porque no es el típico ariete anclado en el área rival, sino que juega como un quinto mediocampista y a la vez socio de Francisco Rodríguez, este, un delantero centro adicto y fanático del remate y con gran sentido del fútbol asociado. Un partido más que esta alineación deje a la Liga en cero y campeoniza. Tiene equipo para lograrlo.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.