La Terrasse: el delicado gusto de la cocina francesa
Enviar

201511051734320.REC18.jpg
La historia de la chef Patricia Richer es la de otros europeos: viajó a Costa Rica de vacaciones, pero se enamoró de esta tierra al punto de dejar su patria y abrirse camino en un país extraño.

En el puerto pesquero de Sanary sur Mer, entre Marsella y Toulón, Francia, quedó su primer restaurante Le Petit Ecran. A miles de kilómetros, en el centro de San José abrió Arte y Gusto Café, el primero, y luego La Terrasse en un hotel boutique.

Actualmente desarrolla el concepto de Table d' Hôte bajo el mismo nombre La Terrasse. En este recibe a un máximo de 12 personas en su restaurante, que es la sala de su casa, una vieja edificación de principios del siglo XX, en barrio Otoya.

“Venirnos a Costa Rica fue como dar un salto mortal, pero es una experiencia muy bonita porque quería cambiar mis platillos de forma tal que tuvieran el toque francés pero expresado mediante los ingredientes y manera de comer del tico. Quiero sorprender a la gente a través de mis platos”, aseguró la chef.

En palabras de Richer la mayoría de los platillos que pone en su menú, el cual va cambiando a lo largo del año, son de la gastronomía francesa moderna.

Un buen ejemplo es la entrada de profiterol de queso de cabra con helado de apio y albahaca con sabores de Provenza. Ella está segura de que el helado sorprenderá al comensal por su toque original.

A la hora de escoger el plato fuerte del menú de La Terrasse vale la pena considerar las vieras, o scallops en salsa de eneldo.

“Tienen una mezcla de hierbas como albahaca, también anís de estrella, miel, lavanda y las acompaño de un risotto”, detalló la chef.

La visita al lugar es muy sensorial. Primero se disfruta visualmente la arquitectura del lugar, la decoración con ese toque europeo y finalmente el paladar.

201511051734320.3-1-PLATO-MELVIN.jpg

 



Ver comentarios